La alegría de Kawhi Leonard y el lamento de Stephen Curry

En la jornada de ayer, Toronto Raptors se convirtió en el primer campeón no estadounidense en la historia de la NBA, al sumar su primer anillo en la competencia. En el Oracle Arena de Oackland, donde los Golden State Warriors ejercen su localía, los canadienses derrotaron al conjunto que comanda Steve Kerr por 114 a 110. Con esa victoria, los pupilos de Nick Nurse obtuvieron el cuarto triunfo de la serie para adjudicarse la corona de la liga de básquetbol más importante del mundo.

Al finalizar la contienda, distintos protagonistas del compromiso atendieron a la prensa y analizaron lo que sucedió en el recinto ubicado en California. El primero en hacerlo fue el MVP (jugador más valioso de las finales), que fue Kawhi Leonard (Toronto). “Para eso me dedico a jugar, para eso sudo, estoy contento que mi trabajo rindió frutos”, comenzó diciendo el exintérprete de San Antonio Spurs, donde también recibió el galardón previamente mencionado (2014).

Sin escatimar en sus declaraciones, contó una anécdota que vivió con Kyle Lowry, uno de sus compañeros. “Quería hacer historia aquí y eso fue lo que hice. Este equipo ya era talentoso sin mí. Entré con la mentalidad correcta. Le envié un mensaje de texto a Kyle después del primer día que me intercambiaron y le dije: ‘salgamos y hagamos algo especial’. Sé que tu mejor amigo se fue, sé que estás enfadado, pero vamos a hacer que esto funcione’. Y aquí estamos hoy”, resaltó.

No obstante, antes de arribar a los Raptors, Leonard tuvo una serie de lesiones que lo perjudicaron mucho: “El verano pasado fue duro. Todavía estaba rehabilitándome y confiaba en el proceso. Me dije que volvería, pero no hasta que pudiera ser el jugador que soy hoy. Quería volver en la misma forma, no para jugar cinco partidos y luego volver a lesionarme. Quería poder jugar la temporada, o lo que he hecho este año. No he podido jugar 82 partidos, pero estoy feliz de haber llegado a los 60. El solo hecho de poder ganar este campeonato es algo especial para mí, porque sé cómo me miraron todos el año pasado. Me mantuve fiel a mí mismo, y tuve un gran grupo que me apoyó. Y, una vez que llegué a Toronto, lo entendieron todo”.

Por su parte, Stephen Curry, base de Golden State, dialogó con los medios y lamentó la derrota de su equipo. “La realidad es que no hemos tenido suerte con las lesiones, la última de Klay Thompson, cuando mejor jugábamos como equipo, nos perjudicó enormemente- No tuvimos suerte, pero hasta el final contamos con posibilidades de haber conseguido la victoria y forzar el séptimo partido”, sostuvo.

No obstante, el talentoso basquetbolista asumió la culpa de no haber convertido los últimos puntos: “Admito que fallé la canasta que pudo ser decisiva, pero a la vez no creo que el haber perdido el título signifique que nuestra trayectoria de cinco años brillantes se haya acabado. Lo que hemos logrado ha sido algo excepcional y precisamente por eso vamos a seguir por el buen camino”.

Finalmente, Curry hizo hincapié en que, luego de la dura caída, las estadísticas no importan. “No me fijo en esas cosas en este momento. Sí admito que fallé cuando tuve la responsabilidad de hacer el tiro decisivo a canasta, pero eso es lo que sucede en este deporte, a veces entra el balón y otras no. Ahora debemos pasar página y sobre todo pensar en la recuperación completa de nuestros compañeros lesionados”, sentenció el base, dejando en claro que buscará levantar un nuevo trofeo con los Warriors.

<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/06/14/la-alegria-de-kawhi-leonard-y-el-lamento-de-stephen-curry/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-06-14T12:29:08-03:00">junio 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-06-14T12:29:21-03:00">junio 14, 2019</time></a>