William Tesillo rompió el silencio tras las amenazas de muerte que recibió

Fuente: Twitter Colombia.

El defensor de la Selección Colombia dialogó con El País acerca del penal que falló en la Copa América.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/12/william-tesillo-rompio-el-silencio-tras-las-amenazas-de-muerte-que-recibio/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-12T09:34:02-03:00">julio 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-12T09:34:03-03:00">julio 12, 2019</time></a>

La Selección Colombia tuvo un buen rendimiento en la Copa América de Brasil 2019. Tras brillar en la fase de grupos, obteniendo tres victorias en sus tres presentaciones, el equipo que dirige tácticamente Carlos Queiroz cayó en los cuartos de final ante Chile en la definición por penales. William Tesillo, quien falló el remate que le dio la victoria a la Roja, dialogó con El País acerca de las duras críticas que recibió al respecto.

“Han sido los días más difíciles para mí. Después del penal me pasé dos días pensando en lo que pudo ser y no fue. Pasaron muchas cosas por mi cabeza, el error que nunca falta en un deporte. En el fútbol hay aciertos y errores que se deben asumir; todas las críticas las acepto. Si uno juega bien lo aplauden, si te va mal te cuestionan todo. Eso siempre lo tomo para crecer”, comenzó diciendo el protagonista.

Sin embargo, se mostró dolido por las amenazas de muerte que recibió. “Lo otro va más allá del fútbol; yo soy padre de familia, esposo, hijo. Hay personas que sufren, no solo yo; mis hijos no entienden esa parte porque están pequeños, quieren salir al parque a jugar, pero por las circunstancias no se podía. Eso se me sale de las manos, por eso dejé todo en manos de Dios”, manifestó.

Tal es así que, durante sus vacaciones, optó por no abandonar su domicilio. “Estuve en Armenia porque mi esposa es de allá, pero me recomendaron estar en la casa por precaución, no salir con los niños porque uno no sabe lo que puede pasar. La idea era llegar a Armenia y después ir a Barranquilla donde está mi papá, pero por la situación no se pudo”, explicó.

En la misma línea, el defensor reconoció que, para viajar a México, tuvo que ir escoltado por la policía: “Fue más por precaución porque uno no debe confiarse. Sin embargo, el paso de los días me ha dado más tranquilidad, lo mismo que el estar con mi familia. Ahora estoy mucho más tranquilo, confiando en Dios porque todo se lo dejo a él. Agradecido a la vez con mucha gente que me ha escrito, siempre apoyándome”.

Consultado acerca de lo que sintió al ejecutar el penal que posteriormente falló, William fue contundente. “Todos los jugadores sentimos nerviosismo en esos momentos y es parte del fútbol; si no es así, no podríamos sentir esta profesión. Uno entrena los penales, pero en milésimas de segundos se tienen que tomar decisiones. A veces se acierta, en otras no. Uno confía en hacer el gol porque nadie quiere perder. Pero el nerviosismo a la hora de un cobro de esos siempre va a estar”, aseguró.

Por último, Tesillo dejó en claro que él se sentía confiado para convertir el disparo. “Hay una responsabilidad de cada jugador; todos queríamos patear, pero desafortunadamente me tocó fallarlo a mí. Lo habíamos entrenado durante la semana, el profe tomó la decisión y nosotros simplemente asumimos la responsabilidad de patearlo. En México, con León, mi equipo, llegamos a unos cuartos de final y a tres semifinales y me tocó patear tres penales y los tres los hice. En Santa Fe cobré dos, en Quindío, también. A mí me gusta cobrar penales, los he entrenado, pero en el momento de cobrar solo Dios sabe si lo va a hacer o no. Uno trabaja para hacer las cosas bien”.