Racing comenzó con el pie izquierdo su defensa de la Superliga

Fuente: Twitter oficial de Racing

El actual monarca del fútbol argentino no logró pasar del empate ante el modesto Atlético Unión.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/07/27/racing-comenzo-con-el-pie-izquierdo-su-defensa-de-la-superliga/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-07-27T00:06:21-03:00">julio 27, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-07-27T00:06:22-03:00">julio 27, 2019</time></a>

La defensa de título de Racing no comenzó como se esperaba. Luego de 90 minutos de oportunidades desperdiciadas, el conjunto de Avellaneda no pudo pasar de un amargo empate sin goles ante Club Atlético Unión en el imponente estadio Presidente Perón, donde se dio la patada inicial de la Superliga Argentina, que tendrá el grueso de los partidos este sábado.

Cuando recién comenzó el duelo, todo indicaba que los locales iban a marcar una fiesta de goles. Cuando apenas iban dos minutos de partido, Jonatan Cristaldo recibió un balón por banda derecha, controló bien y sacó un derechazo que pasó rozando el segundo palo del arquero Sebastián Moyano, quien se estiró pero de no ser por el lo desviado del remate, hubiese significado el primero del encuentro.

Esa fue la situación de máximo riesgo durante los primeros 45 minutos. El resto del trámite de la primera parte se basó en un juego trabado en el mediocampo y una defensa sólida de Unión, que nunca permitió nada a la ofensiva académica. Incluso, Lisandro López, quien fue el goleador en el torneo pasado, se vio neutralizado en más de una ocasión y no logró imponer su olfato de delantero.

Aunque también hay que destacar la jugada más polémica del enfrentamiento. Cuando iba la primera media hora, el defensor colombiano Yeimar Gómez Andrade logró empalmar un balón de aire en la puerta del área chica. Sacó un disparo con mucha potencia que confundió al guardameta Gabriel Arias y que, en el rebote, impactó en el poste. Luego, vino un despeje de Leonardo Sigali, que impactó físicamente sobre Franco Troyansky. Todos pidieron penal, pero el árbitro hizo caso omiso.

Para el complemento, el partido fue otro. Las oportunidades de Racing se invirtieron en llegadas de Unión. Y la polémica continuó, pero para el otro bando. A los diez minutos de la segunda mitad, Nery Domínguez avanzó un par de metros con el balón controlado sacó un disparo elevado que pegó en el brazo de Yeimar Pastro, pero el juez principal consideró que no fue intencional, así que dio la señal para que el juego continuara.

A partir de allí, casi todo fue para los visitantes, que se agrandaron y estuvieron a punto de sellar un triunfo histórico. Sin embargo, el arquero Moyano se vistió de héroes y sacó hasta lo imposible. A los 35′, desvió un intento del “PulpoGonzález. La misma historia fue contra Marías Zaracho, que sacó un cabezazo férreo y sin fisuras, pero el cancerbero estaba imbatible. De ese modo, se culminó un partido para el olvido y habrá que esperar hasta el sábado para ver el primer tanto de la Superliga.

Ahora, el equipo de Eduardo Coudet tendrá que seguir su camino el próximo fin de semana, cuando visite a Vélez, al as 20:00 horas en el último compromiso de la venidera jornada. Los de Santa Fe, por otra parte, tendrán que ser anfitriones ante el siempre complicado Defensa y Justicia, el domingo a las 11:00 de la mañana, en uno de los primeros choques del día.