Liverpool es el dueño de la Supercopa de Europa

Fuente: @LFC

El conjunto dirigido por Jurgen Klopp se quedó con un nuevo título internacional al vencer en la final al Chelsea.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/08/14/liverpool-es-el-dueno-de-la-supercopa-de-europa/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-14T18:48:37-03:00">agosto 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-14T18:57:14-03:00">agosto 14, 2019</time></a>

Liverpool se consagró campeón de la Supercopa de Europa al derrotar por penales al Chelsea en el partido decisivo disputado en el estadio del Besiktas, luego de igualar 2 a 2 en el tiempo reglamentario. Sadio Mané, en dos oportunidades, convirtió los tantos para el equipo dirigido por Jurgen Klopp, mientras que Olivier Giroud y Jorginho marcaron para los comandados por Frank Lampard.

Los dueños de la última temporada en Europa estuvieron frente a frente esta tarde en Turquía. Por un lado el Liverpool, último equipo que se consagró en la Champions League al vencer en el encuentro decisivo al Tottenham. Por otro lado, el Chelsea, que venía de lograr el título en la Europa League al derrotar en la final al Arsenal.

Ambos conjuntos ingleses salieron desde el arranque en busca del primer tanto del cotejo. La ocasión más clara del inicio fue para los dirigidos por Lampard, a través de un desborde por izquierda de Pedro. El español disparó con su pierna izquierda, pero la pelota pegó en el travesaño y salió para la linea del lateral.

La primera emoción ocurrió también para Los Blues. A los 35 minutos, Christian Pulisic habilitó de gran manera a Olivier Giroud, quien definió de gran manera ante la salida del arquero rival y marcó el primer tanto para su equipo. El elenco comandado por Jurgen Klopp estuvo perdido durante todos los primeros 45 minutos.

En el arranque de la segunda etapa, el subcampeón de la Premier League se despertó y llegó rápido a la igualdad. Tras una gran asistencia de Roberto Firmino, Sadio Mané definió con el arco vacío para empatar el partido. El senegalés iba a ser la gran figura del encuentro para el equipo de la ciudad de Liverpool.

A falta de 15 minutos para que finalice el cotejo, Kepa salvó el arco del Chelsea, en una de las mejoras atajadas del inicio de la temporada. El arquero sacó el primer disparo cruzado de Mohammed Salah, y en el rebote volvió a sorprender al rechazar el remate de Virgil Van Dijk, quien estaba debajo del arco.

El tiempo reglamentario finalizó 1 a 1 y por lo tanto, se tuvieron que realizar dos tiempos suplementarios. En los primeros 15 minutos, nuevamente apareció Mané, quien tras otra gran combinación con Firmino, remató sin parar el balón y la clavó en la parte superior del arco de los dirigidos por Frank Lampard.

En la jugada siguiente, la jueza Stephanie Frappart, quien se transformó en la primera mujer en dirigir una final masculina de una competición europea, cobró un penal dudoso para el Chelsea. Abraham punteó la pelota ante la salida de Adrián, pero al ver que el arquero español se lanzó hacia él, el delantero se dejó caer. A pesar de esto, el VAR convalidó el penal y Jorginho fue el encargo de cambiarlo por gol.

Finalmente, el encuentro se decidió por los tiros desde el punto penal. Firmino abrió la cuenta para el Liverpool, mientras que Jorginho volvió a convertir su tiro desde los 12 pasos. Luego, Fabinho y Barkley hicieron lo propio para ambos equipos y la paridad continúo a través de los lanzamientos de Origi y Mount. Finalmente, en el último disparo, Abraham falló y le dio el título al Liverpool.