Martínez Quarta resaltó el sentido de pertenencia de los jugadores de River Plate

Fuente: Twitter River Plate.

En una entrevista con La Nación, el zaguero analizó el presente del equipo que comanda Marcelo Gallardo.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/08/16/martinez-quarta-resalto-el-sentido-de-pertenencia-de-los-jugadores-de-river-plate/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-08-16T08:24:08-03:00">agosto 16, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-08-16T08:24:09-03:00">agosto 16, 2019</time></a>

Restan algunas horas para que River Plate visite a Racing Club por la tercera fecha de la Superliga Argentina. El duelo tendrá lugar en el Cilindro de Avellaneda, el próximo sábado a partir de las 20:00 horas. En la antesala al pitido inicial, Lucas Martínez Quarta concedió una larga entrevista al periódico La Nación, en la que se refirió a su presente en el Millonario.

Sus primeros testimonios tuvieron que ver con su cariño con la entidad que le dio todo. “Los jóvenes tenemos un sentido de pertenencia importante en River. Nos tocó crecer, debutar. y a muchos les ha aparecido la oportunidad para irse, como a Palacios, por ejemplo, pero ese vínculo hizo que se quede un tiempo más. Te hablo de Palacios, Montiel u otros chicos que quizás tuvimos la chance de partir y nos quedamos. Es importante que sintamos eso por la camiseta y creo que se ve reflejado en el día a día y en cada partido”, expresó.

Asimismo, el zaguero destacó el rol que tienen los futbolistas más experimentados de la delegación. “Tenemos algunos referentes que marcan el camino y los más chicos tratamos de seguirlos. Han hecho un muy buen trabajo de unión, por eso River hoy es una familia. Y el que llega también lo siente así, eso está muy bueno y después se ve reflejado en los resultados. Aunque no soy mucho de hablar, me siento identificado con los más chicos que se suman. Por eso trato de que disfruten y sean ellos: si están acá, es porque tienen con qué”, resaltó.

“En las concentraciones somos un grupo muy unido, entonces disfrutamos mucho tomar mate entre todos, jugar al truco o a la play. Enzo Pérez juega muy bien, eh. Lucas Pratto lo acompañó. Yo voy cambiando de compañero, jugué al principio con Palacios y no nos fue muy bien, me cambié con Beto Bologna, pero tampoco funcionó. Esas son cosas que nos unen, todo lo que sea compartir entre todos nos ayuda”, sumó después, valorando el gran ambiente que se vive en el elenco que comanda Marcelo Gallardo.

Posteriormente, el Chino se refirió al hecho de que, meses atrás, tuvo la complicada tarea de reemplazar a Jonatan Maidana en el equipo: “A principios de año se nos fue un jugador con mucha historia, un emblema del club. Y personalmente sentí que fui de menos a más, pero hoy estoy disfrutando de un buen presente. Siempre tuve la confianza del cuerpo técnico, al igual que de los compañeros: está muy bueno que confíen en uno. Eso, más la continuidad de partidos, termina siendo fundamental para seguir buscando el mejor nivel que tuve en un principio. En ningún momento tuve la desesperación para hacerlo, eso me jugó a favor y hoy puedo disfrutar”.

No obstante, no todo fue color de rosas para Martínez Quarta, ya que durante 2018 su rendimiento no fue el mejor. “El jugador necesita continuidad, más un defensor. Y también la confianza de creer en uno, a mí me faltaba eso. Pero son momentos, ninguno es regular al 100%, por eso traté de tomármelo tranquilo, no desesperarme y seguir trabajando día a día. Al volver al equipo titular este año, fue fundamental meterme en una defensa consolidada que venía de ser campeona de América”, explicó al respecto.

Por último, Lucas recordó los momentos más complicados de su vida: “Yo estaba en la duda, en la incertidumbre de qué me iba a pasar, si iba a ser futbolista o no. Y me tocó saber que iba a ser papá durante una pretemporada en Reserva. Y encima a los cuatro meses estaba debutando en Primera. La paternidad me cambió mucho la vida. Y fue fundamental para sostenerme. La noticia me ayudó a mantener los pies sobre la tierra. Siempre traté de respaldarme en mi familia, en no olvidar quién soy y de dónde vine, eso es fundamental para un chico. No equivocarse en los momentos en los que estás muy arriba. Eso fue clave para mantenerme. Después tuve un golpe fuerte y otra vez tuve que volver a ampararme en mi familia para poder salir a flote. No pienso en el doping. Ya ni está en mi cabeza. Ahora trato de vivir el presente y lo que pasó, pasó”.