El futbolista suizo que se destaca en el ascenso: “Acá conocí el agua fría”

Kevin Gissi, exjugador de Independiente Rivadavia y recientemente incorporado a Morón, contó cómo es su experiencia en el ascenso argentino.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/07/el-futbolista-suizo-que-se-destaca-en-el-ascenso-aca-conoci-el-agua-fria/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-07T10:56:40-03:00">septiembre 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-07T10:56:42-03:00">septiembre 7, 2019</time></a>

A diferencia de la Superliga Argentina, la Primera Nacional no paró por la fecha FIFA. La segunda categoría del fútbol argentino, que tiene históricos equipos de Primera como Belgrano de Córdoba, tiene actividad en este fin de semana. Uno de los duelos de este viernes fue el que protagonizaron el Pirata y Morón.

El duelo entre el Gallito y el conjunto cordobés terminó empatado y ambos quedaron lejos de Estudiantes de Buenos Aires que lidera el campeonato. Morón, que suma ocho puntos en cuatro jornadas, tiene entre sus filas a Kevin Gissi, el único futbolista europeo que juega en la segunda división de nuestro país.

El delantero nació y creció en Suiza, pero sus padres son argentinos y en una Entrevista con Olé develó como fue su adaptación al país. “No fue fácil. Acá conocí el agua fría, cuando nos bañábamos en el vestuario de Arsenal. Allá hay otro tipo de estructuras, es muy distinto. Vinimos cuando yo tenía 14 años, nos mudamos a Quilmes, y si bien mis viejos nos contuvieron no era lo mismo”, reconoció.

Gissi contó que nunca llegó a debutar en primera división tras recibir una oferta del fútbol de su país. “Estaba jugando en la Reserva de Arsenal y me salió para ir a la Primera División de allá, y en el Arse no hacían contratos antes de los 18 años. No es lo que quería, pero gracias a Dios fui. Tuve la posibilidad de debutar y jugar la fase previa de la Europa League. Fue una linda experiencia”, develó.

El exjugador de Independiente Rivadavia, su primer equipo en Argentina, marcó el contraste entre la realidad de las inferiores del Viaducto y las del Servette suizo. “Venía de la Reserva de Arsenal y pasé a viajar en vuelo chárter dos veces por semana estando en el Servette de Suiza. Diría que no estaba preparado para ese profesionalismo. Fue un cambio muy brusco, no caía todavía”, reconoció.

Sus actuaciones en el club de ese país lo llevaron al seleccionado juvenil de Suiza pero no se pudo afianzar. “Estuveen un año que no se jugó nada, por lo que no tuve la suerte de estar en ningún partido. Representar a un país es algo irremplazable. No rechazaría a la selección suiza esperando a la de acá. Igualmente, hoy en día eso está muy lejos”, aseguró.

Por último, marcó las diferencias entre el fútbol europeo y el ascenso de nuestro país. “Creo que es cuestión de adaptación. En Europa te dejan jugar un poco más, pero si fuera más fácil estaríamos todos jugando allá y no es así”, concluyó Gissi que ayer ingresó en el duelo de Morón y busca afianzarse en el Gallito.