“El que no salta es un inglés”, así fue el recibimiento de Maradona ante la hinchada platense

Fuente: Espn Deportes

Los fanáticos del "Lobo" mostraron toda su euforia en la presentación del nuevo DT del club.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/08/el-que-no-salta-es-un-ingles-asi-fue-el-recibimiento-de-maradona-ante-la-hinchada-platense/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-08T15:12:26-03:00">septiembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-08T15:12:27-03:00">septiembre 8, 2019</time></a>

La pasión por el fútbol no tiene límites. Más aún en un país como Argentina, donde el balompié forma parte de la cultura de la gente y los hinchas llenan los estadios cada fin de semana alentando a su equipo favorito. Para ver una muestra clara de todo lo que significa esta disciplina, solo basta con mostrar el recibimiento de la hinchada de Gimnasia y Esgrima para Diego Armando Maradona, el flamante nuevo técnico del club.

Algarabía, lágrimas, emociones encontradas y el grito eufórico de una multitud enardecida por ver a uno de los más grandes ídolos en la historia del fútbol argentino. Esas son el tipo de sensaciones que se vivieron en la tarde del Estadio Juan Carmelo Zerillo, mejor conocido como el Bosque, donde hace vida de local el conjunto platense durante las competiciones oficiales.

A casa llena, el “Pelusa” protagonizó una memorable salida a la cancha. El motivo, en teoría, era dirigir su primer entrenamiento, pero evidentemente, se convirtió en algo más que eso. El diez más grande de la Selección Argentina se conmovió al instante y no pudo evitar entrar en llanto ante semejante ovación a su nombre por parte de más de un centenar de fanáticos.

Lo primero que hizo la hinchada del “Lobo” fue el popular “Olé, olé”. Sin embargo, le añadieron un toque mágico y especial al final, con el nombre del nuevo DT platense. Finalmente, se escuchó “Olé, Diego, Olé” en el Bosque. Al exjugador del Napoli en Italia no le quedó otra más que seguir llorando y levantar su mano en señal de agradecimiento, mientras saludaba a todos los presentes.

Pero la euforia de un público enloquecido va más allá de eso. Conscientes de todo lo que ha logrado Maradona a lo largo de su carrera, los hinchas de las plateas populares prefirieron hacer hincapié en la victoria de Argentina contra Inglaterra en el Mundial de México 1986, cuando “Diegol” marcó dos de los mejores goles en la historia del fútbol y ganó dos cosas: el partido y el corazón de millones de argentinos, que para ese momento, tenían fresca la memoria del a Guerra de las Malvinas.

Teniendo en cuenta todo esto, no tardó en prenderse el cántico de “el que no salta es un inglés”. Inmediatamente, todas las gradas se puso en constante movimiento y el técnico no se quedó atrás, pues también se le vio muy enérgico, al ritmo de todos los que fueron a apoyarlo y dejaron la garganta en un día que seguramente, pasará los libros de historia dentro de la institución.

Posteriormente, Maradona ofreció sus primeras declaraciones ante su gente y compartió con todos los medios de comunicación que estuvieron presentes. Es una incógnita saber si podrá revertir la situación de Gimnasia, que se mantiene en puestos de descenso en la Superliga. Pero lo que sí es un hecho verídico es que el espíritu y la energía que transmite, da ciertos aires de esperanza.