La nueva seguidilla exigente que afrontará River

Foto: Twitter oficial de River Plate.

Cuando la actividad oficial retome su curso, habrán varios partidos por delante en el Millonario.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/08/la-nueva-seguidilla-exigente-que-afrontara-river/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-08T15:16:59-03:00">septiembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-08T16:20:55-03:00">septiembre 8, 2019</time></a>

Tras tener descanso por la fecha FIFA, a excepción de los diez jugadores que fueron convocados a sus respectivas selecciones nacionales, River deberá afrontar cinco partidos en un lapso de 17 días. Recordemos que los seleccionados fueron: Franco Armani, Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta y Exequiel Palacios (Selección Argentina mayor); Ezequiel Centurión, Julián Álvarez (Sub 23); Rafael Santos Borré (Colombia adultos); Jorge Carrascal (Sub 23 colombiano); Robert Rojas (Paraguay) y Paulo Díaz (Chile).

Esa seguidilla será prácticamente decisiva para el conjunto de Núñez porque tres encuentros corresponderán a la Superliga Argentina -sexta, séptima y octava fecha-, uno a los octavos de final de la Copa Argentina y el restante nada menos que a la semifinal de ida de la Copa Libertadores. En los tres planos tendrá parte de su recorrido del semestre en juego.

Repasemos contra quiénes tendrá que llevar a cabo los diferentes juegos el Millonario. Primero, tendrá que visitar a Huracán el sábado 14 de septiembre en Parque Patricios a partir de las 21:30. Posteriormente, en este caso cuatro días más tarde, se presentará en la cancha de Lanús para medirse a Godoy Cruz, por un lugar en los cuartos de final de la Copa Argentina a partir de las 21:10.

La siguiente actuación de River será el domingo 22, cuando reciba a Vélez a las 20hs. Seis días después irá a La Plata para enfrentarse al Gimnasia de Diego Maradona desde las 17:45. Finalmente, la seguidilla culminará el martes 1° de octubre, debido a que a las 21.30 recibirá a Boca en lo que será el quinto partido en un lapso de 16 días y el primer capítulo del juego copero.

Una particular estadística se dio a conocer en el día de la fecha. Según la entidad que regula el fútbol en Sudamérica, Conmebol, los dirigidos por el Muñeco Gallardo recuperaron 690 pelotas en los 10 partidos que River disputó por la Copa Libertadores. Detrás del Millonario se encuentra Gremio de Porto Alegre con 623 balones recuperados. Flamengo con 616 y el Xeneize con 590 completan la nómina de semifinalistas del certamen más importante del continente.

Los motivos de la obtención de esta particular estadística positiva son varios: River se caracteriza por la presión en bloque y la concentración. Tanto los defensores, que deben esperar los avances rivales, como los volantes y los delanteros constituyen un círculo defensivo preciso, que comienza con la presión alta por parte de los delanteros de La Banda. El colombiano Rafael Santos Borré es un claro ejemplo.

El entrenador pregona la idea de que ningún futbolista debe relajarse, ya que sino se produce un efecto contagio. Los volantes y los delanteros están obligados a retroceder así como los laterales deben bajar rápidamente luego de subir al ataque. El buen funcionamiento individual y colectivo hacen que River haga rápido las transiciones para recuperar el balón.