Maradona habló en su primera conferencia de prensa

Foto: Twitter oficial de Gimnasia de La Plata.

El "10" se presentó en el salón y emitió nuevas palabras al llegar a Gimnasia de La Plata.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/08/maradona-hablo-en-su-primera-conferencia-de-prensa/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-08T16:29:47-03:00">septiembre 8, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-08T17:31:58-03:00">septiembre 8, 2019</time></a>

Pasó mucho para tan poco tiempo que lleva Diego Armando Maradona al frente de su primera práctica en Gimnasia de La Plata. El estadio se colmó de simpatizantes que sueñan y creen con el proyecto que comandará el astro para intentar sacar del descenso al equipo. Un conjunto platense que, en palabras del “10”, se dio el lujo de comparar con el boxeador Gustavo Ballas en el inicio de la conferencia de prensa en el salón del estadio. Justificó esa elección: “Cuando perdieron el campeonato con el gol de Mazzoni fue porque era tirador, aunque el mejor que vi yo fue Carlos (Monzón) que está allá arriba, y después, Uby Sacco”.

Posteriormente, Pelusa narró lo que experimentó ante el clamor de la gente en el Bosque. “Viví muchas cosas hermosas, el nacimiento de mis hijas y mis hijos. El corazón sentía que se me iba a revantar y hoy cuando salí a la cancha me pasó lo mismo. No soy de mármol, soy de carne y hueso. Hoy me sentí en el cielo. Quiero agradecer al Presidente, a Victor (Stinfale), Bocha (Valeri), Cristian (Bragarnik) por esta oportunidad”.

Hubo lugar para hablar de la Asociación del Fútbol Argentino por parte del exintegrante de Cebollitas. “Yo estoy dispuesto a hablar con todos, con Tapia no tengo ningún problema. En su momento dije cosas que no cayeron bien, entonces quería abrirle la puerta ahora que soy parte del fútbol argentino. Diego no estaba en la carpeta de nadie. Hay que trabajar, no nos queda otra, yo se lo dije a los jugadores hoy, a los árabes y a los mexicanos. Además, quería pasar mis últimos años en Argentina”.

Siguiendo con la línea presidencial, este fue otro punto que marcó el campeón del mundo como jugador en 1986 con Argentina. “Siempre fue la cancha el desahogo de los domingos. Ultimamente no, es la brutalidad lo que mueve todo. Quiero pedir que nos miremos en la cara a todos los presidentes, yo soy presidente de Brest, y que hagamos algo lindo. Hablaba con un periodista y tenia que cubrir dos partidos al mismo tiempo, la gente tiene que tener tiempo de ver fútbol”.

A su vez, Diego fue consultado ante lo que él notó en el plantel y qué habló con ellos. Si bien no brindó con precisiones el diálogo, mencionó su apoyo para con todos sus dirigidos. “No los conocía a muchos muchachos porque estuve más afuera (del país) que adentro. Vamos a confiar en todo el mundo mientras podamos trabajar con tranquilidad”.

También la conferencia permitió un lugar para hablar de otro astro, en este caso Lionel Messi. “Después de la Selección perdí mucho tiempo en recuperarme, vergüenza no sentí jamas. Sentí que la gente quería que yo fuera el técnico del campeón del Mundo. Messi en el mundial mio hizo salir figura los arqueros. El tema era que, cuando íbamos a patear con él, empezó a hacerlo y me preguntaba cómo poner de lleno el pie para pegarle a la pelota. Esto mismo le pienso enseñar a los jugadores del Lobo”.

Por último, Maradona rememoró un hecho que lo marcó en el Mundial de Estados Unidos en 1994. “Lo del doping del ’94 no se le cree ni un pibito de 5 años. Lo que pasa es que no vendían un billete. Cuando vendieron todo dijeron ‘a este ya lo podemos limpiar’ y me limpiaron. Ese fue uno de los equipos con los que más me divertí. Le decía al Cholo (Simeone) que no podía pasar adelante mio, que tenía que estar atrás por si yo la perdía. No vayas hermano, no vayas. Con Chamot atrás, el Negrito Cáceres, que equipo”.