Rafael Nadal, sobre su posible retiro: “No me siento…”

Fuente: ATP World Tour.

El ganador del US Open dialogó con la prensa tras sumar un nuevo título a su vitrina de trofeos.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/12/rafael-nadal-sobre-su-posible-retiro-no-me-siento/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-12T07:47:41-03:00">septiembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-12T07:47:42-03:00">septiembre 12, 2019</time></a>

Días atrás, en el marco de la final del US OpenRafael Nadal venció a Daniil Medvédev por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 en un auténtico partidazo para colocar un nuevo título a su vitrina. En una entrevista con el periódico El País, el español profundizó acerca de su rendimiento en el último Grand Slam del año, mientras que también habló sobre su futuro en la disciplina.

“Estoy intentando que el cuerpo empiece poco a poco a responder. Estoy tocado, ja. Hay que entender el momento. Las últimas tres horas de partido fueron especialmente duras para mí, porque lo tenía prácticamente ganado y fui viendo cómo se complicaba muchísimo, hasta el punto de estar en una situación realmente crítica. Fue mucho tiempo resistiendo y sufriendo tanto en el físico como en lo mental, y al final te llega un momento de debilidad”, dijo el protagonista ni bien tomó la palabra.

En la misma línea, el manacorí sumó: “Me recupero mentalmente descansando, porque no es solo el último partido. Llevas una semana con tensión, porque al final estás compitiendo en uno de los torneos más importantes del año y desde que empiezas hasta que terminas el nivel de exigencia y presión diaria es alto, y más después de una final así. El bajón físico y mental es importante, con lo cual hay que ir poco a poco recuperándote e ir haciendo las tareas necesarias para ayudar a tu cuerpo a que se recupere. ¿Cómo lo hago? Con descanso y con la sensación de libertad, pudiendo hacer las cosas un poquito a mi aire”.

Consultado acerca de la magnitud de la final que disputó, el zurdo fue contundente. “Para opinar del partido necesito verlo de nuevo. Solo lo he jugado y se hace complicado poder opinar de esto sin haber podido verlo bien, porque dentro de la pista tú estás compitiendo y tienes nervios, así que es difícil de valorar en su justa medida. A nivel de emoción fue muy especial, porque tuvo muchos ingredientes. Es uno de los partidos que no se pueden olvidar”, afirmó.

Por otro lado, Rafa se refirió a su futuro en el tenis, teniendo en cuenta que muchos palpitan el final de su carrera. “No me siento mayor, siento que tengo 33 años y nada más. Leí un titular que ha sacado de contexto lo que dije en la rueda de prensa. Yo siempre he pensado que no sé cuándo llegará mi última victoria. Ahora es todo lo contrario, estoy en un buen momento. Simplemente, soy consciente del paso de los años y no pierdo de vista la realidad de la situación. Cuando uno se hace mayor tiene que cuidarse más y elegir mejor. Cuando eres joven vas jugando y jugando, y de una manera u otra las cosas van saliendo. Cuando eres un poquito mayor tienes que ser más selectivo y ser más listo a la hora de escoger las cosas que te funcionan mejor”, puntualizó.

En tanto, el número dos del ranking ATP dejó en claro que no tiene cuentas pendientes en el deporte. “Nunca he jugado para callarle la boca a nadie. Mi motivación nunca ha sido lo que puedan pensar de mí los otros o por demostrar algo a aquellos que pensaban que no podía hacerlo. Es un contexto del que trato de huir también en mi vida personal. La ambición y la motivación deben ser personales. Hay que tenerla por motivos personales, no externos. Es un espíritu de revancha que conceptualmente no me gusta tener y me evado de él. No se puede competir o conseguir cosas desde el rencor. Mis motivaciones son positivas, y no externas y negativas”, declaró.

Para finalizar, Nadal habló de su rol influyente en la actividad profesional: “Yo simplemente intento hacer las cosas que me han parecido correctas y las que me transmitieron mi familia cuando era más joven. Evidentemente, con los años uno cambia la capacidad de ver muchas cosas por este mundo: hay unas que le gustan más y otras menos. Entonces intento copiar las que me gustan y no copiar las que no me gustan de otra gente. Uno puede ser espejo, pero si la inspiración que ofrece ese espejo es negativa, mejor no la tomes. Si lo que yo puedo transmitir es positivo, evidentemente, me genera una gran satisfacción. Poder servir de inspiración a gente que se tiene que levantar para ir a trabajar o combatir momentos complicados en la vida me alegra”.