Luca Vildoza contó cómo dejó atrás su bloqueo mental: “No veía la hora de que…”

Fuente: Twitter CABB.

El base de la Selección Argentina, que brilló contra Serbia, reveló detalles de su rendimiento individual.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/13/luca-vildoza-conto-como-dejo-atras-su-bloqueo-mental-no-veia-la-hora-de-que/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T08:19:52-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T08:19:53-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

Restan horas para que la Selección Argentina de básquet masculino se enfrente con Francia en busca del sueño: clasificar a la final del Mundial FIBA 2019. A partir de las 09:00 horas, el cuadro que comanda Sergio Hernández se verá las caras con el elenco galo en el Wukesong Arena. En la previa al inicio del encuentro, Luca Vildoza habló con La Nación sobre su rendimiento individual en la competencia.

“No veía la hora de que apareciera el partido en el que me pudiera sentir importante. Sufrí los juegos anteriores, pero justo entró la bola cuando lo necesitaba. Me costó dormir después de Serbia, apagué las luces y lo intenté, pero no podía salir del estado de alegría. Ahora ya estoy más tranquilo, aunque con la ansiedad lógica de un partido de semifinales y nada menos que contra una potencia como Francia”, dijo el protagonista ni bien tomó la palabra.

Para explicar sus testimonios, el base argumentó: “No me sentía con confianza en ataque. La verdad es que Sergio Hernández y todos me dieron el apoyo que necesitaba, más allá de que yo no sentía esa seguridad sobre mi juego. Pero era un problema interno. No estaba suelto con la pelota. Empecé a sentirme mejor contra Venezuela. El equipo me empujó y estuvo atrás. En ningún momento me pedían que aportara puntos. Entonces traté de apartarme de ese bloqueo que tenía con el aro y arranqué a pensar cómo podía sumar. Acá no importa el rendimiento individual”.

Lo cierto es que, para salir del bloqueo mental, el intérprete del Baskonia transitó un camino muy duro. “Es complicado. El amistoso con Francia, en Lyon, había arrancado bien y después no jugué en el segundo tiempo. Ahí me comí la cabeza pensando por qué no había vuelto a entrar. Soy de comerme la cabeza. Mirá, por más bueno que pudo haber sido el partido con Serbia, siempre estoy buscando algo. Por un lado, está bien ser exigente y no conformarse, pero también es complejo de llevar, porque hay momentos en los que necesito que mi ego suba un poquito porque si no me hundo. Por suerte tengo gente cerca que me ayuda. Mis viejos siempre están y el equipo está detrás todo el tiempo, preguntándome qué pasa que no me ven bien, por qué entra la bola. Lo hacen con muy buena onda y estoy súper agradecido por tanto apoyo”, contó

No obstante, el basquetbolista de 24 años dejó en claro que no tiene problemas para adaptarse a una posición distinta y formar parte de Argentina. “De verdad que, por estar en la Selección, no me importa si no tengo tanto control del juego. Pablo Favarel, que es el asistente de Venezuela y fue mi técnico en Quilmes de Mar del Plata, valora lo que yo estaba defendiendo para tener un lugar en el equipo. Como no metía una, tenía que hacer otras cosas para ayudar al grupo. Por suerte contra Serbia me destrabé”, destacó.

No obstante, no es algo simple para Luca. “Es difícil salir de mi zona de confort, lo sé, pero llevo dos meses trabajando así. Todos los días, cuando Sergio arma los dos equipos y yo tengo que defender a otro jugador que no es el base, que es mi puesto natural, o que tengo que atacar por otro sector, me siento raro. Pero me vino muy bien este cambio, por más que me haya costado. Le estoy sumando cosas a mi juego. Hago el trabajo de tirador y antes no lo hacía porque jugaba con la pelota en la mano”, puntualizó.

Para finalizar, Vildoza confesó que, para refugiarse y concentrarse, se pone los auriculares y se encierra con su música: “Me gusta mucho. Voy cambiando los estilos, pero los días del partido escucho mucho rock, que me hace pensar y me motiva. Lo de ‘Luca en lugares’, nació también porque escucho algo diferente a lo que escuchan todos. Es la parte en la que yo me motivo. Claro que cuando los chicos escuchan cumbia me saco los auriculares y me sumo. Pero los días de partido me encierro en mi costado musical. Mi rutina es escuchar mi música, saber la letra, conectar con lo que dice cada canción”.