Rubén Magnano opinó respecto a los finalistas del Mundial de Básquet

El exentrenador de la Selección Argentina realizó declaraciones tras la victoria del equipo ante Francia.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/13/ruben-magnano-opino-respecto-a-los-finalistas-del-mundial-de-basquet/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-13T15:11:03-03:00">septiembre 13, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-13T15:11:04-03:00">septiembre 13, 2019</time></a>

Quizás el progenitor de la Generación Dorada de básquet. Rubén Magnano fue el líder en el banco de suplentes de tener a jugadores de basta trayectoria como Emanuel Ginobili, Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino, Fabricio Oberto, Pepe Sánchez entre tantos. Pero lo más importante, es como ese equipo actuó como tal para obtener grandes e históricos logros para la Selección Argentina.

Cuando terminó el partido que decretó la obtención de la tercer final de la historia de los argentinos, el exentrenador entre 2001 y 2004 realizó declaraciones al respecto. “Han superado a un montón de selecciones en el trabajo colectivo, estamos para más. Estamos para ser campeones del mundo. Hay que jugar, nadie te va a garantizar el éxito. Que podemos ganar el campeonato, seguro”.

En diálogo con TyC Sports, quien supo dirigir en dos equipos diferentes del fútbol italiano, resactó una parte fundamental y son las ganas que posee el plantel. “La actitud se entrena desde muy chico, va de la mano con el compromiso. Es momento para rescatar eso en todos los integrantes delegación, incluso en el cuerpo técnico. A ellos los diferenció el alto grado de compromiso”.

Posteriormente, el oriundo en Villa María habló respecto a las comparaciones que este plantel sufre con respecto a la Generación que culminó en Río 2016. “Ellos tenían ese peso, pero afortunadamente ya tienen su propio sello. Han marcado un hito en el básquet argentino, ya no valen las comparaciones, los resultados. Ellos fueron muy pacientes y oportunos con los tiempos. Escuché mucho la palabra competitividad en el equipo. No se conformaron con lo que estaba llegando, siempre apostaron al futuro. Eso es lo que los mantiene vigente con un fuego sagrado”.

Las siguientes palabras por parte del extécnico de Atenas fueron referidas al “pibe de 39” que mantiene en pleno su vigencia. “Vamos a tener que hacer una enciclopedia y no un capitulo con Luis Scola. Se permitió seguir aprendiendo para saber qué era lo que tenía que modificar y aprender para darle una mano a su juego y a la Selección. Eso muestra la capacidad de jugador y de persona que tenemos, realmente es un referente”. 

Macagno cerró su descripción respecto al Luifa redondeándolo en una sola palabra para sintetizar sus más de 20 años de trayectoria. “A él lo conceptuó con un monosílabo: ´sí´. ´Sí´ al aprendizaje, ´sí´ a la Selección, ´sí´ al compromiso. Desde los 14 que viene con ese ´si´. Ojalá que los pueda seguir acompañando en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020”.

Recordemos que dentro de su etapa entre 2000 y 2004 con la Selección, donde supo dirigir juveniles también, cosechó tres trofeos y otras gestas importantes. Argentina fue campeón sudamericano y de la FIBA Américas en 2001. Al año siguiente en Indianápolis, Estados Unidos, obtuvo un subcampeonato histórico al eliminar al Dream Team norteamericano cortándole más de 50 victorias. Y en la capital de Grecia, en 2004, obtuvo la medalla dorada.