Matías Zaracho reveló detalles de su dura infancia

Fuente: Twitter Selección Argentina.

El volante de Racing Club contó cómo llegó a la Primera División de la Academia.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/09/18/matias-zaracho-revelo-detalles-de-su-dura-infancia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-09-18T08:43:31-03:00">septiembre 18, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-09-18T08:43:33-03:00">septiembre 18, 2019</time></a>

El pasado domingo, Racing Club pisó fuerte en El Bosque. En el marco de la sexta fecha de la Superliga Argentina, la Academia venció a Gimnasia y Esgrima La Plata por 2 a 1. Diego González y Matías Zaracho marcaron para el conjunto de Avellaneda, mientras que Ariel Matías García descontó para el cuadro local. Días después del triunfo, Zaracho dialogó con Olé y reveló algunos detalles de sus comienzos en la disciplina.

“Me acuerdo de todo lo que viví de chico. Cada vez que se me da algo bueno en el fútbol, se me vienen todas aquellas cosas a la cabeza. Iba a entrenarme lloviendo, en colectivo, con muchos sacrificios para conseguir lo que tengo hoy. Cuando ya estaba en Primera seguía yendo en colectivo a entrenar. Había días que la pasaba mal. A veces se me cruzaba largar porque no tenía ni para el boleto del bondi. No sabía qué hacer. Teníamos que pedir plata prestada para que yo pudiera llegar al entrenamiento. Y una vez me pasó una… Había venido en colectivo, pero a la vuelta había paro. Y me tuve que volver caminando hasta mi casa; tardé tres horas. Al otro día no quería correr, ja. Yo ya llevaba uno o dos partidos en Primera”, dijo el protagonista ni bien tomó la palabra.

Asimismo, el volante valoró el rol de sus padres en su vida. “Me enseñaron a ser humilde, respetuoso, buena persona. Y eso le demuestro a toda la gente que me conoce. El respeto hacia ellos, mi cara de alegría y buena onda siempre van a estar. La plata nunca me va a cambiar. Ellos siempre me acompañaron en cualquier decisión mía. Cuando empecé con el fútbol, mi mamá me llevaba a todos lados, iba con ella de acá para allá. Mi viejo laburaba para que pudiéramos comer. Mi vieja y mis ocho hermanos siempre me daban una mano. Me siento muy orgulloso de ellos. Yo me tuve fe y fui por mi sueño de ser futbolista”, destacó.

Después, el mediocampista confesó: “Había días que no comíamos. Tomábamos un té con galletitas. La pasábamos mal. Pero siempre tratábamos de salir adelante. Mi papá se la rebuscaba para traer la comida a casa. Él trabaja en la Municipalidad de Avellaneda desde hace tiempo. Y como la plata no le alcanzaba, salía a hacer changas como pintor. Al día de hoy las sigue haciendo. Los ayudo mucho económicamente, porque mi sueño era poder ayudar a mis viejos. Me ponía muy mal no poder hacerlo en la época que no tenía un contrato. Cuando cobré mi primer sueldo, se los di todo. Con el segundo y el tercero, ya me quedaba alguna parte para mí, ja”.

Sin embargo, gracias a su esfuerzo y dedicación, la situación cambió por completo. “La última vez que lloré fue de alegría, cuando salimos campeones. Tremendo. Algo que soñaba desde que arranqué con el fútbol. Fue una alegría grande para mí y mi familia. Imaginate para mis hermanos, que me tienen de ídolo. Uno de ellos vino a probarse en Racing. Estuvo un tiempo y después quedó libre. El otro sólo jugaba en el barrio. Tenemos un grupo de WhatsApp y nos mandamos muchos mensajes. Todos tienen mi camiseta, se las regalé a todos. También a otra gente del barrio. Pero tampoco tengo para darles a todos, obviamente. Primero a mi familia y después, si sobra, a los demás”, detalló.

Consultado acerca de lo que siente cuando le mencionan el Predio Tita Mattiussi, Matías reconoció: “Cada vez que voy me pongo a pensar en que antes había mucha tierra y pocas canchas. A veces no podíamos entrenarnos ahí y nos íbamos a Villa Modelo o a la Asociación Cristiana, que estaba ahí enfrente del predio. Ahora, ver cómo creció el lugar, me genera muchas cosas buenas. Si tuviera que darles un mensaje a los chicos, les diría que el sacrifico de hoy es el éxito de mañana. Yo puedo decir que mi sacrificio de ayer es mi éxito de hoy. Yo la viví. Para cumplir tu sueño hay que pasar por un montón de cosas”.

Para finalizar, Zaracho se refirió a la posibilidad de ser transferido a Europa. “Uno quiere dar el salto. Por mí y por mi familia. Si me tengo que ir, me iré. Me gustaría jugar en la liga española. Aunque lo más firme en el último mercado de pases fue lo del Milan. Igual, pido que me avisen sólo cuando hay algo muy concreto para no desenfocarme de Racing. Me llevaría a todos los jugadores de Racing porque me llevo bien con todos, me hacen reír mucho”, sentenció.