River ganó con contundencia la ida por la Libertadores ante Boca

El Millonario dio un gran paso como local en la serie ante el Xeneize.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/01/river-gano-con-contundencia-la-ida-por-la-libertadores-ante-boca/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-01T23:25:44-03:00">octubre 1, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-01T23:50:25-03:00">octubre 1, 2019</time></a>

River le ganó 2 a 0 a Boca en la semifinal de ida de la Copa Libertadores. Ante un Monumental colmado, el Millonario jugó un gran partido y superó con claridad al Xeneize. Por el lado del visitante, el conjunto de la ribera se dedicó pura y exclusivamente a defender. El equipo dirigido por Gustavo Alfaro tendrá la dura misión de tratar de remontar la serie en La Bombonera.

El partido comenzó vibrante. A los dos minutos se produjo la polémica de la noche: el colombiano Rafael Santos Borré cayó en el área chica justo cuando cuando iba a definir ante Andrada. La jugada siguió pero unos momentos después el VAR solicitó que el árbitro brasileño revise la jugada de la discordia. El árbitro, luego de verla varias veces, no dudó en sancionar penal.

Luego de varias repeticiones se ve claro como Más derriba al futbolista del Millonario sin querer disputar la pelota. Fue el propio Borré quien se hizo cargo del tiro desde los doce pasos y fusiló al uno del Xeneize. Con la apertura del marcador, el Millonario se hizo amo y señor del partido ante un Boca muy nervioso por el penal que esperó muy replegado con sus líneas compactas.

La primera jugada de peligro del conjunto de la ribera fue a los 17 minutos. Alexis Mac Allister sacó un excelente remate desde afuera del área que pedía ángulo pero que Armani logró desactivar. Por su parte, llegando a la última parte del primer tiempo el conjunto de Núñez lo pudo haber liquidado: el cafetero Borré controló en el área luego de un buen centro e hizo lucir a Andrada con un fuerte disparo.

Minutos después de la posibilidad del colombiano, Boca tuvo una chance clarísima para empatar el encuentro. El Xeneize agarró mal parada a La Banda (casi todo River estaba en el ataque) y Wanchope se fue mano a mano con Armani. El delantero se frenó por la presión de Casco, giró y vio a Capaldo que entraba solo por el otro palo pero el juvenil la mandó por la nubes ante un arquero del Millo casi entregado.

Si en el primer tiempo River fue superior a Boca, en el complemento el Millonario directamente pasó por arriba al Xeneize. Promediando el segundo tiempo, llegó el segundo de La Banda: Matías Suárez desbordó por derecha y envió un centro razante que Nacho Fernández alcanzó a puntear para inflar la red y desatar la locura de 70 mil fanáticos del conjunto de Núñez.

Luego del 2 a 0, River hizo lo que quiso. El Millonario tuvo la posibilidad de liquidar la serie en casa en varias oportunidades. Matías Suárez, en dos oportunidades, y Nicolás De la Cruz tuvieron en sus pies la chance de bajarle la persiana a la llave. Por el lado del conjunto de la ribera, Boca no inquietó jamás a Armani. El Xeneize, que pareció estar únicamente preparado para defender en el Monumental, no supo como reaccionar luego de la apertura del marcador.