Ginóbili y el accidente que pudo haberle costado la vida: “Casi muero en mi luna de miel”

Foto: Twitter oficial Manu Ginóbili.

El histórico exjugador de básquet habló de un desconocido accidente que protagonizó antes de coronarse campeón olímpico.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/03/ginobili-y-el-accidente-que-pudo-haberle-costado-la-vida-casi-muero-en-mi-luna-de-miel/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-03T09:00:27-03:00">octubre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-03T09:00:29-03:00">octubre 3, 2019</time></a>

Manu Ginóbili es el mejor jugador de la historia del básquetbol argentino. El bahiense marcó un antes y un después en este deporte por lo que también es considerado uno de los mejores extranjeros que jugó en laNBA. Sin embargo, no todo fue sencillo para el exjugador de San Antonio Spurs.

En una extensa charla con Fabricio Oberto en DTMB, el exjugador reveló detalles de ese desconocido accidente. “En 2004 casi palmo durante mi luna de miel. No me maté de pedo. Se me vino un auto de frente que pasaba a un camión en una curva”, afirmó Manu que se casó con Marianela Oroño antes de los Juegos Olímpicos de Atenas.

“Me tiré a la banquina y empecé a derrapar”, añadió. “Podría haber matado a alguien, podría haberme estampado contra un árbol, me podía caer en un precipicio o darme de frente con él. Ahí no había un juego olímpico, no había más carrera. Era una moneda al aire. La suerte”, resaltó el emblemático exjugador.

Manu hizo hincapié en la suerte que lo ha acompañado durante prácticamente toda su vida. “Hay que tener suerte de nacer en el lugar indicado; si nacía en Gondwana, no sé, no creo que haya jugado… Nací en Bahía Blanca, con padres que les gustaba el básquet, con hermanos que jugaron”, manifestó.

Ginóbili también hizo referencia a la tranquilidad que mantiene en la actualidad, luego de estar 16 temporadas en el máximo nivel. “Estoy viviendo una vida stressfree total. No pienso en no dormir por un partido, o pensar en cómo jugar en ese partido. Me canso de pensarlo. Lo disfruté muchísimo la etapa de los playoffs, los esperaba, pero creo que me saturé”, manifestó.

“Creo que llegué a un tope. Eventualmente volveré a jugar con mis amigos, pero hoy estoy en una etapa de desintoxicación, de desaturación”, añadió. “Los primeros dos meses hacía yoga, tenis… Pero un día llegué al gimnasio para cambiarme y digo ‘hoy no tengo ganas’. Me levanté y me fui. Vine a mi casa a leer, escribir. Es un privilegio increíble. A las 10:30 de la mañana ya no tenía ganas de ‘trabajar’ y me vine”, confesó.

Por último, destacó sus anhelos para el futuro. “Espero llegar a los 90 años. Puede pasar de todo, y mis objetivos pueden cambiar. Hoy están orientados a la crianza de mis hijos, en mi pareja, en mí… Trabajé mucho por 20 años y ahora disfruto de los frutos de esos años. Supongo que en algún momento se acabará esta magia, esta sensación, y volverá la inquietud de algún desafío más grande. Ahora estoy en un momento de paz total”, cerró Manu Ginóbili.