La barrera estadística que tendrá que superar River para llegar a otra final

Fuente: Twitter River Plate.

El Millonario se ilusiona con clasificar a la última instancia de la Copa Libertadores de América.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/03/la-barrera-estadistica-que-tendra-que-superar-river-para-llegar-a-otra-final/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-03T09:35:17-03:00">octubre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-03T09:35:18-03:00">octubre 3, 2019</time></a>

Días atrás, River Plate derrotó a Boca Juniors en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores de América. El pasado martes en el Estadio Monumental, el conjunto que dirige tácticamente Marcelo Gallardo se impuso sobre el Xeneize por 2 a 0 gracias a los goles de Rafael Santos Borré (de penal) e Ignacio Fernández.

Pese a que la revancha se disputará el martes 22 de octubre, en el Millonario ya se comenzó a palpitar el duelo que tendrá lugar en La Bombonera. Allí el elenco de Núñez intentará superar una barrera estadística. Es que River Plate jamás pudo vencer en un mano a mano de semifinales de Libertadores a un rival de su mismo país.

Existen tres antecedentes en los que el Millonario se quedó en la penúltima instancia del certamen internacional. El primero de ellos se remonta a 1970, donde Estudiantes de La Plata eliminó a la La Banda. El 7 de mayo de ese año, los de Núñez perdieron 1 a 0 en condición de local: el gol lo convirtió Eduardo Flores.

Ocho días después, es decir el 15 de mayo, el Pincha se impuso por 3 a 1 en La Plata. Jorge Solari, Juan Ramón Verón y Juan Echecopar marcaron para el elenco local, mientras que Oscar Pinino Más descontó para River Plate. En esa edición de la Copa Libertadores, Estudiantes ganó el título.

El segundo antecedente se remonta al año 2004, cuando el Millonario cayó ante Boca Juniors. En la ida, que se jugó el 10 de junio, el Xeneize venció 1 a 0 a La Banda en La Bombonera. Rolando Schiavi fue el autor del único gol de la contienda. En ese compromiso, Marcelo Gallardo fue expulsado luego de agredir a Roberto Abbondanzieri, arquero del club de La Ribera.

La revancha se jugó una semana después, en el Estadio Monumental, en donde River Plate ganó por 2 a 1 en un cotejo con varias expulsiones. Luis González puso en ventaja al local con un derechazo, Carlos Tevez marcó la igualdad, mientras que Cristian Nasuti convirtió el 2 a 1 definitorio cuando restaban minutos para el pitido final.

Teniendo en cuenta que en ese momento no regía la regla del “gol de visitante”, la serie se definió por penales. Allí, Boca se impuso por 5-4: Roberto Abbondanzieri le atajó un penal a Maximiliano López para darle la victoria al equipo que dirigía tácticamente Carlos Bianchi.

La última ocasión que River Plate no pudo superar las semifinales de la Libertadores frente a un equipo argentino fue contra Lanús en 2017. El 24 de octubre, La Banda derrotó al Granate por 1 a 0 gracias al tanto de Ignacio Scocco. En la revancha, los de Núñez comenzaron el encuentro ganando por 2 a 0 (Scocco -de penal- y Gonzalo Montiel, pero el conjunto del Sur se despertó y dio vuelta la serie.

José Sand, por duplicado, Lautaro Acosta y Alejandro Silva (de penal) le dieron el triunfo a Lanús en una noche muy polémica, ya que el Video Assistance Referee (VAR) fue protagonista. La herramienta tecnológica no se aplicó para darle un penal a River tras una clara mano cometida por Iván Marcone. Lo cierto es que, contra Boca Juniors, el Millonario buscará superar esa barrera para clasificar a una nueva instancia definitoria.