La dura historia del ex Racing que se retiró con solo 27 años: “Una lucha interna me cortó la carrera”

Matías Martínez, exjugador de la Academia, dejó la práctica profesional de manera prematura.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/06/la-dura-historia-del-ex-racing-que-se-retiro-con-solo-27-anos-una-lucha-interna-me-corto-la-carrera/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-06T09:51:54-03:00">octubre 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-06T09:51:56-03:00">octubre 6, 2019</time></a>

Matías Martínez fue una de las grandes apariciones en un momento delicado de Racing. Sin embargo, su carrera dio un giro cuando se fue al fútbol europeo y no obtuvo continuidad. Retornó al país lejos del nivel que había mostrado en sus primeras apariciones en la Academia y se terminó retirando con tan solo 27 años.

En una entrevista con el sitio partidario Racing de Alma, reveló cómo se dio el final de su carrera. “Desde que Inferiores que no me sentía al 100% por problemas de rodilla. En 2013 me rompí los cruzados y desde ahí me empezó a costar mucho más y nunca me sentí a la par del resto. Pude seguir hasta 2016, en Atlético de Rafaela, pero era una lucha interna que me cortó la carrera”, manifestó.

“Ya no lo estaba disfrutando, llevaba un mes en el equipo y no había firmado contrato. En la pretemporada, después de un partido por la Copa Santa Fe, llegué a mi casa y le dije a mi mujer que la rodilla no me daba para más”, añadió. “Pensé en hacer una pausa y operarme, pero los médicos no me daban ninguna garantía y decidí que lo mejor era seguir mi vida más allá del fútbol”, resaltó.

Matías Martínez reveló porque decidió reitrarse a tan temprana edad. “No quería ser de esos que a los 40 ó 50 tienen muchos problemas. Quería seguir disfrutando de jugar con amigos y de otras cosas de la vida. De chiquito disfrutaba los entrenamientos, pero no es lindo trabajar en algo que no te hace feliz y eso me pasó en el último tiempo”, explicó el exjugador de Lanús.

Por último, reveló cómo pasa sus días alejado del fútbol. “Estoy instalado en Asunción, cerca de mi familia que vive en Resistencia. Invertí en el sector avícola junto con Marcos Cáceres, y hacemos galpones para la crianza de pollos.  Terminé el curso de entrenador y quiero apuntar a eso de acá a un par de años porque es lo que más disfruto. Me encantaría empezar con los más chicos, porque es algo que siempre me gustó”, cerró Martínez.