Vélez ganó y se prendió en el campeonato

Foto: Twitter oficial de Vélez.

El Fortín se impuso frente a Independiente como local por 2-0.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/06/velez-gano-y-se-prendio-en-el-campeonato/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-06T13:19:24-03:00">octubre 6, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-06T13:19:26-03:00">octubre 6, 2019</time></a>

No importa que las 11hs de la mañana ocasionaba el madrugón para aquel simpatizante que tenía que trasladarse hacia Liniers, el hincha todo lo puede y el José Amalfitani tuvo una gran convocatoria para ver a uno de los mejores equipos de la Superliga Argentina. Vélez recibió a Independiente, el equipo que vivió una de las pocas semanas con tranquilidad producto de grandes resultados de un cuerpo técnico bajo presión.

El gran arranque por parte del equipo local se traducía en buenas triangulaciones, el aporte de velocidad y desequilibrio de los extremos más la gran capacidad de jóvenes mediocampistas como Nicolás Domínguez y Lucas Robertone. La cuota de experiencia de un plantel de bajo promedio de edad la impone Fernando Rubén Gago, hombre de 1000 batallas que es dueño del equipo.

Transcurrían los 27 minutos del primer tiempo cuando Lucas Janson comenzó a enganchar de izquierda al medio, halló con su pase a Robertone que disparó de zurda, sin embargo, Alexander Barboza puso abdomen al asunto pero al lado apareció el olfato goleador de Maximiliano Romero para aprovechar el arco totalmente vacío para anotar el primer tanto del juego.

El Rojo sacó un poco más de credencial en los primeros 25′ del complemento, quizás la debilidad del Fortín, no sostener un altísimo desgaste físico en las segundas partes. Pablo Pérez era el aporte futbolístico, posteriormente acompañado por Andrés Felipe Roa, pero el delantero de referencia no se hizo presente. Sebastián Beccacece emuló a Jorge Sampaoli, hombre que lo llevó como ayudante de campo de la Selección Argentina. De todos modos, Lautaro Gianetti fue amo y señor del área sabiendo que su compañero de zaga era el mediocampista defensivo Gastón Giménez.

Faltaban 15 minutos cuando la gambeta constante de Thiago Almada se hizo presente para volver loco a Fabricio Bustos y otros integrantes de la defensa. El joven de 18 años enganchó hacia adentro y un gran remate se metió en el palo lejano de Martín Campaña para decretar el 2-0 final. Los comandados por Gabriel Heinze se acoplaron con los otros tres (San Lorenzo; Talleres y Racing), por ahora, escoltas que poseen Boca (juega hoy) y Argentinos Juniors, líderes con 18 puntos, dos más que los segundos.