Cáffaro palpitó el duelo entre San Lorenzo y Cleveland: “La vara está muy alta”

Foto: Twitter oficial de San Lorenzo básquet.

El jugador del Ciclón y subcampeón del mundo con la Selección habló en la previa al encuentro con la franquicia de la NBA.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/07/caffaro-palpito-el-duelo-entre-san-lorenzo-y-cleveland-la-vara-esta-muy-alta/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-07T10:57:21-03:00">octubre 7, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-07T10:57:22-03:00">octubre 7, 2019</time></a>

Este lunes San Lorenzo volverá a vivir un momento histórico no solo para el Ciclón sino para el básquetbol nacional. Desde las 19, el conjunto de Boedo se medirá ante Cleveland Cavaliers en un nuevo duelo que el conjunto azulgrana tendrá con una franquicia de la NBA tras la experiencia de 2016 frente a Toronto Raptors.

Agustín Cáffaro  es una de los grandes jugadores que visten la camiseta del tetracampeón del básquet argentino. El pívot fue parte del plantel argentino que logró la medalla de oro en los Panamericanos de Lima y la de plata en el Mundial de China por lo que se mostró expectante del duelo que afrontará esta tarde. “La vara está muy alta porque San Lorenzo es el mejor de América, sin contar la NBA, y acepté el reto”, afirmó.

“Es un equipo largo, con muchos desafíos y torneos por delante. Antes de julio de 2018 casi no tenía minutos y jugaba la liga de desarrollo”, contó. “Siento que estoy dando los pasos fuertes en el profesionalismo ahora. Trato de absorber todo. No me gusta apurar los tiempos, pero estoy a horas de enfrentar a jugadores que han estado en la NBA, la Euroliga o el Mundial, y es a lo que uno apunta”, resaltó en diálogo con La Nación.

El pivot del Ciclón se refirió a su experiencia con la Selección Argentina. “Entrené mucho los tiempos libres, cuando tenía pocos minutos aprovechaba para sumar trabajo, y tal vez eso dio sus frutos. Debuté en la ventana de febrero con la selección y ya todo lo que vino excedió las expectativas. No ganábamos los Panamericanos hacía 24 años y es apenas la tercera vez que Argentina juega una final de un Mundial”, comentó.

Por último, el santafesino de 24 años habló de su vida fuera de las canchas, donde ya se recibió de martillero público. “Empecé en Córdoba y me recibí en Trelew. Un poco mi madre me insistía, pero además siempre me gustó tener la cabeza en más de una cosa, y lo tomé como una opción a futuro. Cuando arranqué estaba en el TNA, jugaba pocos minutos y no sabía si me iba a poder dedicar a esto. Ojalá pueda jugar hasta los 40 años como (Luis) Scola, pero no lo sé. Si no, tengo una salida con esto”, cerró Cáffaro.