¿Por qué Marcelo Gallardo mantiene un esquema táctico fijo?

A diferencia de lo que sucedía en años anteriores, el Muñeco utiliza un único esquema en esta temporada.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/10/por-que-marcelo-gallardo-mantiene-un-esquema-tactico-fijo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-10T08:58:01-03:00">octubre 10, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-10T08:58:02-03:00">octubre 10, 2019</time></a>

River y Colón de Santa Fe son los únicos equipos argentinos que pelean en los tres frentes a esta altura de la temporada. El Millonario, llegó hasta esta etapa apostando a un esquema en especial, el 4-1-3-2. Si bien Marcelo Gallardo es versátil en cuanto a los dibujos tácticos tiene como predilecto este esquema con Enzo Pérez como volante de contención delante de la línea defensiva y detrás de los medios de ataque.

El técnico ve en el mendocino al eje el equipo para distribuir y ser el nexo entre los volantes ofensivos y la salida desde el fondo. Teniendo en cuenta que tiene un pase muy preciso y eso le garantiza una salida eficiente esto le permite sortear la presión de los rivales ya que no solo tiene un buen control y distribución sino que se perfila de gran manera  al recibir.

Este esquema le permite soltar a los dos laterales a la vez, haciendo que Pérez se acople a los dos zagueros centrales de turno sean Lucas Martínez Quarta y Javier Pinola o Martínez Quarta y Paulo Díaz. Al mismo tiempo permite tener tres volantes con responsabilidades creativas como Nacho Fernández, Exequiel Palacios o Nicolás De la Cruz.

Si bien estos tres jugadores van rotando sus posiciones de acuerdo a las necesidades de turno, Palacios suele estar en el centro, Nacho por derecha y De La Cruz por izquierda aunque estos dos pueden rotar. También permite que cualquier volante pise el área con el respaldo de los demás mediocampistas o el propio Enzo Pérez.

La propuesta es arriesgada porque River se instala en cancha rival teniendo sus centrales o a Enzo Pérez en la zona de círculo central para prevenir un contragolpe. Al mismo tiempo los delanteros pueden ir tirándose por afuera o bien definir dentro del área como vienen haciendo en los últimos goles que son con centros atrás o con desbordes

Lo que le permite este esquema principalmente a Gallardo es tener muchos triángulos para el circuito ofensivo ,un retroceso inmediato, estar bien parado permanentemente y  que los jugadores comprendan su rol en el funcionamiento del equipo mezclando volantes que además de capacidad para llegar al área saben cuando tienen que retroceder para tener un equipo corto y compacto. Este 4-1-3-2 le permite distintas variantes e incluso la posibilidad de cambiar a algún otro esquema y que De la Cruz se sume como delantero en determinados ocasiones.