“No hay nada que me moleste más que cuando se nos pone de ejemplo para criticar al fútbol”

Sergio Hernández habló de las comparaciones entre los deportes y se mostró molesto con parte de la prensa.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/11/no-hay-nada-que-me-moleste-mas-que-cuando-se-nos-pone-de-ejemplo-para-criticar-al-futbol/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T09:31:24-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T09:31:25-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

La Selección Argentina de básquet logró un histórico subcampeonato en el último Mundial de China. Contra todo pronóstico, el combinado nacional consiguió llegar a la final en este certamen, mientras que en nuestro país las comparaciones con el fútbol no tardaron en llegar por lo que se generó malestar en el seleccionado de básquet.

Así lo manifestó Sergio Hernández en una entrevista con el diario Clarín. “No hay nada que me moleste más que cuando volvemos con un buen resultado se nos ponga de ejemplo para criticar al fútbol, que incluso no tomaría ese resultado como bueno. Y me llama la atención lo que se ve en los medios que existen por el fútbol”, señaló el seleccionador.

“Hay una exagerada cantidad de gente que trabaja para opinar sobre el show que es el fútbol en Argentina. A veces no les debe quedar otra que montar un espectáculo”, añadió. “Cuando los conocés individualmente, les gusta hablar del deporte. Pero se ve que se suman a la locura y no les queda otra que actuar de policía bueno o policía malo y hacer lío, porque eso es lo que vende. Así estamos”, comentó.

Hernández destacó los motivos por los que el subcampeonato mundial en el fútbol se tomó como un fracaso y en básquet no.  “El futbolista no puede admitir perder, porque se lo enseñaron sus bisabuelos, abuelos, padres… El entorno. Es un mandato. Seguro que los futbolistas estaban contentos por jugar la final del mundo. El entorno del fútbol es tremendo y eso que yo estoy en ese entorno. El problema no es el fútbol ni los futbolistas ni los entrenadores. El problema es lo que nosotros hemos creado alrededor del fútbol”, aseguró.

“Es un monstruo dañino, venenoso y a la vez necesario. Un fenómeno cultural. Una religión. Hay clubes que lo saben soportar y su organización está más allá de eso”, agregó. “Pero el entorno se mete y la cosa no cambia porque los protagonistas quieren ser políticamente correctos y tienen miedo de desafiar eso y de que los tilden de líricos o no resultadistas”, cerró Sergio Hernández.