River dominó a Almagro y pasó a semis de la Copa Argentina

Fuente: Twitter de River

El equipo de Núñez logró imponerse en Mendoza y se metió entre los cuatro mejores del torneo.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/11/river-domino-a-almagro-y-paso-a-semis-de-la-copa-argentina/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-11T22:25:26-03:00">octubre 11, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-11T22:25:29-03:00">octubre 11, 2019</time></a>

En un partido lleno de emociones, reencuentros y mucho fútbol, River Plate se impuso 2-0 ante Almagro en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, donde los dirigidos por Marcelo Gallardo lograron conseguir su cupo a las semifinales de la Copa Argentina. Entre lo más destacado, Juan Fernando Quintero regresó a las canchas luego de casi siete meses de inactividad.

Nicolás de La Cruz se avivó por banda derecha y protagonizó el inicio de una jugada emblemática con el sello de Gallardo. El uruguayo abrió hacia la el costado derecho, donde estaba Exequiel Palacios, quien la jugó de primera intención al medio, justo donde apreció Nacho Fernández, quien sacó un remate potente que se estrelló en el travesaño. Pero en el rebote, Rafael Santos borré sacó a relucir la viveza de un delantero y la mandó a guardar.

El partido continuaría avanzando y River se hacía cada vez más grande. El compromiso se tiñó de rojiblanco y eran los del Muñeco los que manejaban los tiempos del juego. Por eso, estuvieron a punto de extender la ventaja, en una jugada en la que Borré metió un pase magistral y se la sirvió en bandeja de plata a Ignacio Scocco, quien no pudo definir en el mano a mano con el arquero.

En un descuido defensivo del Millonario, Almagro generó su primera y única oportunidad de peligro en todo el encuentro, producto de una jugada en la que Facundo Ezequiel Suárez se desmarcó de todos y se metió en un duelo individual contra Franco Armani. Pero el guardameta riverplatense, siempre seguro bajo los tres palos, logró despejarla a la línea de córner.

En el complemento, sobre el minuto 58′, el Más Grande alcanzaría el segundo tanto. Todo ocurrió en una continuidad de ataques que terminó en los botines de Nacho Fernández. El volante ofensivo, fiel a su estilo, pisó la pelota y analizó la posición de todos sus compañeros. De ese modo, sacó un pase bombeado al área chica, donde recibió perfectamente Scocco, quien se negó a perdonar y extendió la ventaja en el marcador.

En el epílogo del encuentro, ingresó Juan Fernando Quintero, quien fue ovacionado por todo el estadio por parte de los hinchas de River. El volante colombiano tuvo un par de oportunidades, en las que mostró ciertos destellos de sus mejores momentos previos a su lesión. Sin embargo, el arco se le cerró en varias ocasiones y no pudo marcar. De igual forma, el árbitro principal dio el silbatazo final y el Millo terminó llevándose un importante triunfo para seguir con vida en la Copa Argentina.