Maxi López rememoró su paso por Barcelona y River

Foto: Twitter oficial de Barcelona.

El actual delantero de Crotone dejó una frase curiosa en el recorrido por su carrera.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/10/14/maxi-lopez-rememoro-su-paso-por-barcelona-y-river/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-14T15:07:07-03:00">octubre 14, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-14T15:07:14-03:00">octubre 14, 2019</time></a>

Uno de los jugadores argentinos que tuvo un gran recorrido por el continente europeo es Maximiliano López. El surgido profesionalmente de River transitó casi 15 años de su carrera por el viejo continente donde Barcelona, Milan son algunos de los equipos que se destacan en el repaso. Actualmente, y para poder estar más cerca de sus hijos, integra el Crotone italiano tras su paso por Vasco Da Gama.

En lo que respecta al rememoramiento de todo lo transitado, el delantero lanzó una frase curiosa al respecto. “Mis representantes fueron todos genios. Yo los ayudé un poco, no es todo fácil, el que está en el fútbol lo sabe. Hay sacrificio, te perdés muchas cosas. El representante es una persona bastante importante en la carrera porque muchas veces te acompaña, te muestra opciones. Tengo una lista larga de gastadas y las tomo con alegría siempre”.

Luego, el jugador de 35 años recordó con alegría su paso por el club Culé. “Barcelona fue mi primera experiencia en Europa. Me encontré con un Leo joven, chiquito. Éramos los únicos argentinos en aquel momento y nos ayudamos un poquito los dos con algunos referentes. Mi deseo era recorrer el mundo, viajar y aprender, y gracias al fútbol lo estoy cumpliendo. Jugué con Messi, Ronaldinho, Eto’o, Iniesta, Gatusso, Ibrahimovic. La experiencia que tuve con ellos fue increíble, fueron todos muy humildes. El fútbol fue mi escuela”.

Posteriormente, Maxi hizo hincapié en una de las victorias más destacadas de su parte en su paso por el Millonario entre 2001 y 2004. “El partido que ganamos con gol de Cavenaghi en la Bombonera fue el más importante de mi carrera. La cancha de Boca siempre fue difícil, el Flaco (Schiavi) fue uno de los defensores más importantes de la historia de Boca. Hacer ese partido, en lo personal y colectivo, fue un salto. Me lo voy a llevar para los recuerdos en toda la vida. Hacer un partido importante en cancha de Boca siendo jugador e hincha de River, es lo máximo”.

López aprovechó para conmemorar la derrota ante el Xeneize en la Libertadores 2004 y el triunfo en la final del año pasado. “Son las dos caras del fútbol, de la vida. Éxtasis total y el momento más difícil en diferencia de pocos días. Eso te hace crecer, ver las cosas con más equilibrio. Reventé en llanto en el vestuario. Lo de Madrid es algo único en la historia por cómo se dio. El desenlace de ir a jugar a Europa, que no tiene nada que ver por ser equipos argentinos. Va a ser diferente a todos los que se puedan jugar en la historia. Me quedé despierto desde las 12 hasta las 4 de la mañana, no me lo podía perder el último clásico. Al otro día al entrenador le dije ‘vamos despacio que me acosté a las 5 de la mañana'”.