Las etapas de Gorosito dentro de San Lorenzo

Foto: Twitter oficial de Tigre.

De jugador a director técnico, Néstor Gorosito volverá a vivir un nuevo ciclo dentro de San Lorenzo.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/11/04/las-etapas-de-gorosito-dentro-de-san-lorenzo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-04T13:41:29-03:00">noviembre 4, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-04T13:41:33-03:00">noviembre 4, 2019</time></a>

Hincha confeso, los simpatizantes reconocen su labor futbolística pese a su iniciación profesional en River, y ahora se vendrá su segunda etapa como director técnico. Néstor Gorosito va a renunciar como entrenador de Tigre para tomar un nuevo rumbo y reencontrarse con la mejora de resultados en equipos grandes en esta profesión. Se convertirá, a más tardar el día jueves, en el próximo entrenador de San Lorenzo.

Cuando transitaba su etapa de jugador, el arribo de Pipo al club fue por un préstamo proveniente del Millonario en la temporada 1988-89. Su debut fue el 8 de julio en la igualdad sin goles que el Ciclón tuvo que afrontar contra Newell’s. El gran rendimiento logrado, traducido en 43 partidos y 25 goles ocasionó que desde Austria lo terminen fichando, por lo que su regreso a los azulgranas fue en la campaña 1992-93. 67 cotejos afrontados y 11 tantos marcados en ese entonces.

Tras su paso por Universidad Católica, entre 1996 y 1999 atravesó una de sus últimas etapas futbolísticas dentro del equipo de sus amores. 87 juegos llevó a cabo con 24 anotaciones por lo que el balance en total, sin obtener coronas, fue de 187 encuentros con un total de 60 goles marcados. Su etapa de entrenador inició con la salvación suya a Nueva Chicago en el 2003, por lo que a mitad de año llevó a cabo su proceso en los azulgranas.

Lideró un gran campeonato en el Torneo Apertura 2003, pero el 1-0 con gol de Carlos Tevez permitió que el Boca ultra ganador de Carlos Bianchi se alze con el trofeo previo a la Intercontinental ante Milan. La segunda colocación marcó un inicio auspicioso de Pipo con un plantel conformado por Sebastián Saja, Gonzalo Rodríguez, Pablo Michelini y el gran Alberto Acosta, entre otros.

Sin embargo, el Clausura 2004 arrojó una novena posición para el equipo que empezó a enderezar hacia abajo su consideración dentro del equipo. Apenas 4 partidos pudo liderar en la segunda parte de dicho año cuando su renuncia se conoció. 19 victorias, 12 empates y 11 caídas en 42 juegos liderados, lo que le dio un porcentaje de efectividad de 54,76%. Ahora, llegará su segunda parte para intentar retomar la senda del triunfo de un plantel decaído anímicamente.