Reniero recordó su paso por la Masía del Barcelona: “Lo disfruté muchísimo”

El delantero de la Academia repasó su estadía en el conjunto culé cuando era más chico.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/11/12/reniero-recordo-su-paso-por-la-masia-del-barcelona-lo-disfrute-muchisimo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-12T18:42:52-03:00">noviembre 12, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-12T18:42:54-03:00">noviembre 12, 2019</time></a>

Nicolas Reniero fue el autor del único gol de Racing en la victoria ante Huracán del último domingo. El atacante dialogó con el Diario Olé y repasó su paso por La Masía de Barcelona, el centro de entrenamiento de las divisiones inferiores del conjunto culé: “Es un poco loco, yo era muy chico. Tenía 11 años. Algo hermoso”, comenzó.

Ante la pregunta de si alguno de sus compañeros llegaron a la Primera, el atacante respondió: “Pasa que no me acuerdo ni los nombres. Era muy chiquito. Eso sí: cuando yo estaba, había un negro grandote, un 9 que… ¡mamá, lo que jugaba, loco! Si ése no llegó a algún lado… Para mí era ir a jugar ahí y chau. Encima, el día anterior a ir para allá, se me quemó el teléfono. Y no tenía cámara para sacar fotos y quedarme con recuerdos”, contó.

Además, el exjugador de San Lorenzo agregó en relación a lo que le contó a sus amigos: “Tengo unas pocas que me pasaron otros. Las miro y digo: ¡Estuve en la Masía, qué locura! En ese momento yo no era consciente de que estaba en la Masía, de todo lo que eso generaba. Pero lo disfruté muchísimo”, puntualizó.

Luego, Reniero habló sobre su vida en Entre Ríos: “Faltaba plata, había pocos recursos en una familia muy numerosa: somos seis hermanos y mis viejos. Pero agradezco que pasaran esas cosas. Porque las necesidades despertaron mis ganas de vivir del fútbol. Fue duro, pero lo tomaba como una preparación. De chiquito estaba convencido de que quería ser futbolista. Cuando laburaba en el aserradero, lo usaba como si fuera un gimnasio… Yo quería llegar a ser profesional”, añadió.

En el cierre de la charla, el delantero de Racing se refirió a la actualidad de su familia: “Nos faltó mucho y todavía falta… A mí me va bárbaro, pero a la familia le cuesta mucho. No quiero hablar de política… Pero ahora, gracias a Dios, mis viejos no laburan más porque yo los ayudo. Ellos siempre se esforzaron en darles de comer a mis hermanos. Para mí es un orgullo poder ayudarlos”, finalizó.