El universo alineó el destino y Rossi grito campeón en Concordia

La estartegia del equipo Toyota fue precisa mientras Girolami se encontró con un rival inesperado en la pista.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/11/17/el-universo-alineo-el-destino-y-rossi-grito-campeon-en-concordia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-11-17T13:25:14-03:00">noviembre 17, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-11-17T13:34:32-03:00">noviembre 17, 2019</time></a>

La temperatura de Concordia fue un factor determinante para la largada de la TopRace que ponía en marcha su anteúltima final de la temporada con los principales protagonistas en los primeros puesto de la grilla luego de la luchada clasificación del sábado donde Matías Rossi confirmó su gran potencial junto al Toyota Gazoo Racing. Detrás del líder del campeonato estaba Agustín Canapino con el Sportteam intentando pelearle la primera colocación.

Detrás de ellos dos aparecía Franco Girolami que esta dispuesto a luchar hasta el final para defender su título obtenido el año pasado. Así comenzó la competencia que tenía una duración de 45 minutos mas una vuelta de carrera con una recarga de combustible obligatoria. Todo un desafío no solo para los pilotos sino también para el equipo que debía trabajar de manera perfecta para sellar una buena estrategia. La primeras vueltas fueron una dura lucha entre los punteros ya que podía ser determinante lograr transformarse en líder pensando en las detenciones en los boxes.

Rossi hizo valer toda la velocidad de su Toyota Camry sobre un excelente auto de Canapino que no podía luchar de frente con el puntero de la competencia. Al momento de iniciar el periodo de ingreso a boxes, Canapino y Rossi fueron al mismo instante a cumplir con el reglamento. El trabajo del equipo Toyota fue muy bueno al igual que lo realizado por el Sportteam y de esta forma se mantuvieron las posiciones al regresar a la pista con Altuna detrás de ellos dos hasta que tuvo que abandonar por problemas en su unidad.

Mientras esto sucedía, Franco Girolami y Matías Rodríguez se mantenían en pista heredando la primera y segunda posición respectivamente mostrando una estrategia totalmente diferente al resto. La idea del campeón era ingresar un par de vueltas después lo hicieran los punteros pero un auto de seguridad complicó el plan de carrera tanto del equipo de Furlan como el del Midas que debieron tomar otra determinación y exigir mucho sus autos para tratar de estirar la diferencia ya que ahí también se definía gran parte del campeonato.

Faltando 6 minutos para que finalice la competencia se vivió un momento muy fuerte cuando el auto de Tomas Brezzo rompe el motor y toma fuego quedando en el medio de la pista de manera peligrosa. Rodríguez no pudo evitar el aceite en la pista y se fue afuera dejando a Rossi en la punta de la carrera con serías chances de ser el campeón de la temporada 2019. Este fue un momento muy difícil pensando en la definición de la competencia.

Esta situación cambió la fisonomía de la competencia ya que faltando tan poco para el final los trabajos para limpiar la pista luego del incidente con Brezzo no pudieron dejar ese sector en condiciones y el Auto de Seguridad neutralizó la competencia y se terminó en esas condiciones y le permitió a Rossi ganar la competencia. Franco Girolami terminó en la sexta posición y esto le permitía al piloto de Toyota sacarle 30 puntos de diferencia sin darle posibilidades de recuperación en la última vuelta.

La segunda posición de Agustin Canapino tampoco le sirvió si quedaban alguna posibilidad mientras que la tercera colocación fue para Ricardo Risatti que en silencio y bajo perfil llegó hasta esa posición con un excelente auto mostrado este domingo. Así se completó el podio que deja a Matías Rossi como nuevo campeón. De esta forma el piloto de Del Viso le suma una coronación más a las del TC, Super TC2000 y Turismo Nacional. La que le faltaba ya la tiene después de esta fecha en Concordia.