¿Quién reemplazará a Nacho Fernández?

Fuente: Twitter de River.

El volante está descartado para jugar contra San Lorenzo y es duda para la final de la Copa Argentina.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2019/12/03/quien-reemplazara-a-nacho-fernandez/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-12-03T08:04:05-03:00">diciembre 3, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-12-03T08:04:06-03:00">diciembre 3, 2019</time></a>

Se viene un fin de semestre bastante movido para River. El próximo domingo recibirá a San Lorenzo en lo que será el último encuentro por Superliga antes del receso. Posteriormente está la final de la Copa Argentina frente a Central Córdoba de Santiago del Estero. Pensando en estos cotejos hay un jugador vital que está casi descartado y es Ignacio Fernández.

Nacho sufrió un micro desgarro en el aductor derecho, y ya está descartado para jugar con el Ciclón. Es por eso que Marcelo Gallardo deberá pensar la mejor manera para reemplazar a uno de sus futbolistas más valiosos. La opción obvia sería a inclusión de Juan Fernando Quintero, con la vuelta de Nicolás De La Cruz para posicionarse por la banda derecha.

No obstante el técnico Millonario ya dejó en claro que el colombiano no puede jugar más de 20 o 30 minutos debido a que no está al 100% en los físico luego de estar seis meses parado por una lesión. Con esto en mente, una opción podría ser armar un “doble cinco” con Leonardo Ponzio, que tuvo un buen rendimiento frente a Newells, junto a Enzo Pérez. Con esto Exequiel Palacios se movería hacia un costado.

Otra alternativa es formar con tres mediocampistas y mantener dentro del once inicial a Julián Álvarez, que si bien no tuvo un gran rendimiento en Rosario, es un nombre en el que Gallardo suele confiar. Lo menos probable pero también como posibilidad es plantar una línea de tres defensores con los laterales más adelantados y en este caso el que haría su ingreso es Paulo Díaz.

Pensando en lo que será la final de la Copa Argentina hay algunos antecedentes que dan optimismo pensando en la vuelta de Fernández. Desde su llegada a River nunca estuvo más de dos semanas parado por lesiones musculares, con recuperaciones que rozan lo milagroso. Lo cierto es que tratándose de una ruptura fibrilar es muy difícil que juegue hasta el próximo año, aunque no es imposible.