La curiosa experiencia del nuevo técnico de Barcelona: Fue entrenador de una selección por un sólo día

El entrenador vivió un hecho curioso hace algunos años.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/2020/01/14/la-curiosa-experiencia-del-nuevo-tecnico-de-barcelona-fue-entrenador-de-una-seleccion-por-un-solo-dia/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T13:01:26-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T13:01:27-03:00">enero 14, 2020</time></a>

Luego de que se juntara durante varias horas la comisión directiva de Barcelona, se decidió que el ciclo de Ernesto Valverde debía terminarse y es por eso que optaron por despedirlo del cargo debido a las derrotas que sufrió el equipo en momentos claves. Lo siguiente fue buscar a un nuevo entrenador, algo que no fue nada sencillo ya que muchos candidatos rechazaron la propuesta.

Finalmente se confirmó la llegada de un hombre que no estaba en la carpeta de nadie. Se trata de Quique Setién, quien dirigió casi toda su carrera en equipos menores y saltó a la fama en el último tiempo por hacer una gran trabajo en el Real Betis, al cual comandó entre 2017 y mediados de 2019, llevando al conjunto Sevillano a disputar una Europa League.

Es una persona curiosa, ya que por ejemplo ha llegado a disputar partidas de ajedrez con dos leyendas como Gary Kasparov y Anátoli Kárpov. Pero tal vez uno de los hechos más extraños que vivió fue hace algunos años, cuando dirigió a la selección de Guinea Ecuatorial por sólo un día, en un duelo frente a Camerún por la Copa de África en el 2006.

“Coincidió que estaba allí y me ofrecieron el cargo. Acababa de dimitir Antonio Dumas, un brasileño que estaba de seleccionador, y me pidieron por favor que me hiciera cargo de la selección”, inició contando Setién, demostrando que incluso su llegada al conjunto africano se produjo casi por una casualidad. Pero su estadía allí duró menos de lo pensado.

“Estuve durante bastante tiempo conociendo el país, su vida, sus infraestructuras, sus posibilidades. Fue ahí, a medida que pasaba el tiempo donde me di cuenta de que esta gente no tenía intenciones ni seriedad ni nada que se pareciese a firmar un contrato. En uno de los viajes me tuvieron tres días en el hotel sin que apareciese nadie”, concluyó, explicando los motivos por los que no continuó como seleccionador en el país africano.