El Pacaembu, símbolo de la lucha del fútbol contra el coronavirus en Brasil pese a Bolsonaro

El Estadio Pacaembu se convirtió en un hospital de campaña para recibir a los enfermos por coronavirus, mientras el presidente Bolsonaro le quita importancia a la enfermedad.

Pese a las grandes diferencias que existen alrededor del planeta, los políticos de todo el mundo han establecido una estrategia común para batallar contra la pandemia del coronavirus. Con matices, los gobiernos plantean restricciones a la circulación de las personas y todos coinciden en algo: no subestimar a la enfermedad. Todos menos el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que sufre la represalia dentro de su país con el fútbol como símbolo.

El Pacaembu, contra el coronavirus

El Estadio Pacaembu, uno de los más tradicionales en Brasil, no albergará partidos ni verá goles en las próximas semanas. Sí recibirá la llegada de personas, pero por una causa humanitaria. El gobernador del Estado de San Pablo, Joao Doria, decidió que el estadio se utilice como hospital de campaña con 200 camas para atender a los infectados por coronavirus. Y el próximo estadio podría ser el Maracaná…

Brasil es uno de los países con mayor incremento de casos de Covid-19 en los últimos días. En total, el país sudamericano ya tiene alrededor de 4 mil casos confirmados y más de 100 muertos por el coronavirus. Sin embargo, Bolsonaro continúa con su estrategia de quitarle importancia a la enfermedad y busca que se retomen actividades cotidianas para activar la economía.

En su momento, el presidente protestó por la suspensión del fútbol en Brasil. “Cuando se prohíben partidos de fútbol, entre otras cosas, se cae en la histeria y yo no quiero eso, porque cancelar no va a contener el virus”, dijo Bolsonaro, que se enfrenta a las críticas de los gobernantes regionales por su política contra el coronavirus.

“El brasileño no se contagia. Le puede ver saltar a una alcantarilla, bucear y nunca le pasa nada”, dijo Bolsonaro hace unos días, causando sorpresa en Brasil y en todo el mundo. “Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil y ya tienen los anticuerpos que ayudan a que no siga proliferando”, aseguró el mandatario.

Compartir en: