La joya del Barcelona que se transformará en el primer traspaso del mercado

Una de las figuras del Barcelona será casi con seguridad el primer traspaso que hará la entidad culé en el próximo mercado de pases.

Es natural que en monstruos estrepitosos como el Barcelona haya figuras rutilantes, joyas valiosas o diamantes en bruto que luego no terminen funcionando. Aún más habitual es que al no tener el lugar necesario en el club culé, terminen encontrándolo en otros clubes y hasta siendo figuras. Y este es el caso de una de las promesas canteranas de la entidad blaugrana, con un apellido fuerte en el Barca. ¿De quién se trata?

Alcántara. Un apelativo con una fortaleza completa y absoluta en el club catalán. Hasta 2013, Thiago caminó los pasillos del Camp Nou e hizo sobresalir su apellido, que ya se destacaba en las inferiores del Barcelona. Su nombre rondaba en la Masía y se escabullía en las habladurías de los cazadores de talentos. Pero no es del volante nacionalizado español a quien se hace referencia en esta oportunidad. El protagonista será su hermano, Rafael.

Sí señor. Más conocido como Rafinha Alcántara, el todavía lateral del Barcelona hoy se encuentra a préstamo en el Celta de Vigo. Nacido futbolísticamente en la entidad azulgrana, el brasileño afronta su segunda cesión en el conjunto español y deberá volver al Barca en junio próximo. El 30 de ese mes, el lateral izquierdo/volante finaliza sus prestaciones con el Celta y tendrá que retornar a tierras catalanas.

Pero claro, su futuro no parece estar en el equipo dirigido por Quique Setién. Todas las cartas están echadas para que su porvenir tenga color celeste. El cuadro de Galicia está dispuesto a acercarse a los 16 millones de euros que vale la cláusula de rescisión de Rafinha en Barcelona, donde todavía tiene contrato hasta el 30 de junio de 2021. Claro que el Barca no se la hará fácil, pero si el Celta se aproxima a los 15 millones, probablemente se haga del futbolista de 27 años.

Lo concreto es que Alcántara se quiere quedar en el equipo de Vigo. Allí, Rafinha volvió a encontrar puntos importantes y recuperó otros que facilitaron que el brasileño se reencontrara con su mejor juego. En la última temporada, el volante del Barcelona disputó 19 partidos con la camiseta del Celta y marcó dos goles. En total, disputó 1458 minutos durante la 2019-2020. ¿Se quedará definitivamente en Galicia? Todo indica que sí.

Compartir en: