"Entraron al vestuario con plata": Germán Delfino contó que intentaron sobornarlo

El árbitro Germán Delfino relató la desconcertante situación que vivió cuando intentaron sobornarlo en el fútbol argentino.

El inconsciente colectivo de los futboleros argentinos no tiene muy bien conceptuado a los árbitros. Cuando se equivocan en contra de sus equipos, siempre creen que hay algo que se esconde detrás. Una manipulación política o quizás un soborno. Los árbitros no suelen hablar del tema y difícilmente cuenten historias secretas de su carrera. Pero Germán Delfino, uno de los árbitros más reconocidos de primera división, se animó a contar la vez que intentaron sobornarlo.

Delfino se sometió a 5 Preguntas Picantes, una sección del youtuber Ezzequiel. Allí, describió el partido que más le costó dirigir y contó cómo es su relación con Carlos Tevez, a quien expulsó por insultarlo en un partido. Pero lo más curioso fue el intento de soborno que relató. “Por desgracia me pasó una vez”, dijo Delfino, que pasó a contar el evento, que ocurrió en el inicio de su carrera. “Quizás sirvió de ejemplo para que no me suceda más”.

“Fue en un partido de la Primera C en 2004. Entre San Miguel y Lamadrid”, recordó el árbitro, que tuvo que afrontar una situación anómala antes del encuentro. “Hubo una situación antes del partido. Una persona identificada con el club local entró al vestuario con unos papeles y plata. Fue una situación que no había vivido nunca. Hicimos la denuncia y elevamos el informe al Tribunal de Disciplina”, describió con detalle Delfino.

Curiosamente, el partido se terminó jugando, aunque Delfino meditó su postergación. “Estuve cerca de suspender el partido. Hablé con los profesores que estaban en ese momento, charlé con ellos para ver cómo resolvíamos esa situación. Fue desagradable. San Miguel estaba peleando el descenso. Se ve que era un vivo, alguien que quiso ser más vivo que el resto y terminó perjudicando al club. Después hubo una investigación”.

Según el árbitro de primera división, ese “fue el único episodio”, pero nunca lo pudo olvidar. Sin embargo, guarda un buen recuerdo de la contención que le dieron aquella jornada. “Después de que se fue esa persona se acercó la gente del club y la policía. Todos se pusieron a disposición y los jugadores se comportaron 10 puntos. El partido se jugó y no pasó nada”, dijo Delfino, que tras esa situación no volvió a vivir algo igual. “Por suerte fue la única vez. No es algo que pase habitualmente”.

Compartir en: