Los deportistas argentinos clasificados a los Juegos Olímpicos piden volver a entrenarse

El COA y los ministerios de Deporte y Salud diseñan protocolos para que vuelvan a entrenarse los atletas clasificados a los Juegos Olímpicos.

De a poco, el deporte mundial retoma las actividades mientras los países buscan salir del aislamiento por la pandemia de coronavirus. En Argentina, algunas provincias han comenzado a habilitar la práctica deportiva de distintas disciplinas, aunque en su mayoría en forma recreativa. Los deportistas de alto rendimiento, en tanto, quieren volver a entrenarse. Y las autoridades ya trabajan en los protocolos para que los clasificados a los Juegos Olímpicos puedan entrenarse.

Reuniones para volver

El presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, está en conversaciones con las autoridades del Ministerio de Turismo y Deportes y del Ministerio de Salud. Como ocurre con el fútbol profesional, son los ministerios los que elaborarán los protocolos y después las distintas federaciones las que decidan si vuelve la actividad o no. Pero a diferencia del fútbol, que no parece apurado en volver, los atletas olímpicos necesitan entrenarse.

Los que van a los Juegos Olímpicos, los más necesitados

En buena parte del mundo, especialmente en Asia y en Europa, los atletas ya empiezan a prepararse rumbo al gran objetivo que tienen todos los deportistas en el planeta: los Juegos Olímpicos. Si bien falta más de un año para Tokio 2020, los deportistas necesitan aprovechar el tiempo para ponerse en forma. Por eso, los argentinos clasificados a los Juegos, 142 hasta la fecha, tendrán la prioridad para regresar a la actividad cuando estén todo en condiciones.

Existen dos objeciones a la vuelta de la actividad por el momento. Una es que la mayoría de los deportistas clasificados a los Juegos Olímpicos provienen de deportes colectivos de mucho contacto como vóley, básquet, handball o hockey. Eso torna más dificultoso el regreso. Por el otro lado, el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo en Núñez, la casa del deporte nacional, está siendo utilizada como alojamiento para repatriados que hacen la cuarentena.

Durante el aislamiento obligatorio se ha visto como atletas de altísimo nivel como Paula Pareto o Delfina Pignatiello debieron rebuscárselas de forma casera para entrenarse en sus hogares. Otros, como los campeones olímpicos Santiago Lange y Cecilia Carranza, directamente no pudieron practicar más por la cuarentena. Por eso, los argentinos clasificados a los Juegos Olímpicos buscan activar de a poco el regreso. Tokio, aunque no parezca, está a la vuelta de la esquina.

Compartir en: