Jugó en River y Boca: "En uno te divertiste hasta las 7 de la mañana y en el otro te aburriste y te fuiste"

Un exjugador de Boca y River describió su experiencia en ambos equipos con una curiosa comparación.

En estos tiempos se hace complicado encontrar casos de jugadores que visten las camisetas de Boca y de River. Mucho menos que haya transferencias directas de futbolistas entre ambos equipos. Pero hace no tanto era algo más común. En la década del 90 se dieron varios casos de jugadores que se cruzaron de vereda entre los clubes más poderosos del país. Uno de ellos fue Sebastián Rambert, que recordó su experiencia con una curiosa comparación.

“Hoy un paso de Boca a River lo veo imposible, con la rivalidad que hay”, dijo Rambert en diálogo con Crack Deportivo. Pascualito jugó en Boca en la temporada 1996/1997 y después pasó a River, donde estuvo tres años y ganó tres títulos. Hoy, Rambert no ve viable un caso como el suyo. “Uno ve que hay hasta un respeto que ni siquiera se imaginan hacerlo. Mi mente no puede encontrar un acuerdo entre las partes, de sentarse a charlar sobre un jugador”.

Pasar de Boca a River

Sin embargo, la propia experiencia personal de Rambert indica que ya en esa época no era tan fácil que se diera un traspaso entre jugadores de Boca y River. “En el momento fue algo complicada la negociación de pasar de Boca a River“, recordó el exdelantero, que supo brillar con la camiseta de Independiente. “La experiencia termina diciendo que fue la última vez que se sentaron ambos equipos a negociar por un jugador directo”, agregó.

En los números de su rendimiento individual, lo de Rambert en Boca no fue nada malo comparado con lo que hizo en River. En el Xeneize marcó 10 goles en 28 partidos, mientras que en el Millonario hizo cinco tantos en 37 encuentros. Pero colectivamente Boca no pasaba un buen momento, mientras que en River le tocó ganar tres títulos en la última parte del primer ciclo de Ramón Díaz, con quien luego trabajaría como asistente en su cuerpo técnico.

Para comparar su experiencia en los dos equipos, Rambert apeló a una metáfora divertida. “Lo mío en Boca fue un año de un equipo que estaba de recambio. Si me tengo que comparar con lo que me tocó en Boca y River es como decir que vas a una fiesta. En una te divertiste y te vas a las 7 de la mañana, mientras que en la otra a las 3 te aburriste y te fuiste“, expresó el exdelantero, que además jugó en la Selección Argentina con Daniel Passarella como entrenador.

Compartir en: