Los 10 cambios reglamentarios de World Rugby que buscan reducir "un 30%" la posibilidad de contagio

World Rugby propone una serie de 10 cambios reglamentarios que buscan reducir casi un tercio las chances de contagio en la vuelta de la actividad.

El mundo cambió y la industria del deporte lo sabe. Para adaptarse a la nueva realidad y poder retomar la actividad de alguna manera durante la pandemia de coronavirus, las disciplinas deportivas deben modificar su naturaleza. Así como el fútbol prohibió algunas acciones como el intercambio de camisetas entre jugadores, World Rugby propone una serie de modificaciones reglamentarias con la intención manifiesta de reducir la posibilidad de contagios “hasta en un 30”.

World Rugby, la entidad que maneja los destinos del rugby en todo el planeta y que tuvo como candidato a presidente al argentino Agustín Pichot, presentó una lista con 10 cambios reglamentarios. Las federaciones y las competencias de rugby en todo el mundo tendrán la potestad de adaptarse a las nuevas normas en cuando los países permitan la actividad. Estos cambios, que modifican algunos aspectos de la naturaleza misma del juego, intentan ser una ayuda para permitir que el deporte vuelva lo más pronto posible.

Los cambios que propone World Rugby

Una de las modificaciones principales se da en los scrum, el aglutinamiento de jugadores en una formación fija cuando se reinicia el juego tras una infracción menor. La propuesta de World Rugby es reducir considerablemente esas situaciones y que el juego se reponga con “free kicks” o tiros libres. Explícitamente, World Rugby sostiene que así se bajaría un promedio de 3,5 scrums por partido y se reduciría la chance de contagios en esas situaciones hasta en un 30%.

World Rugby también ajusta las sanciones a los tackles antirreglamentarios. Los castigos a los tackles altos serán más severos. La idea de World Rugby es “cambiar el comportamiento del tackle erguido, que tiene mayor riesgo de contagio, al tackle más bajo y con menor riesgo de contagio”. Además, se busca reducir los “tackles asfixiantes” y recompensar a los equipos que defienden. “La eliminación garantizará menos jugadores involucrados en actividades con mayor riesgo de contagio”.

World Rugby promueve otro tipos de cambios reglamentarios que intentan reducir el tiempo de las situaciones denominadas “rucks” y “maul” en las que suele haber contacto durante un tiempo extenso. La organización calcula que con las modificaciones se puede “reducir el contacto en proximidad cercana hasta un 25%”. Así, el rugby cambia algunos aspectos del juego para achicar las chances de contagio y poder volver al ruedo lo más rápido que se pueda.

Compartir en: