Chilavert: "Soy un eterno agradecido a San Lorenzo"

El legendario portero paraguayo, José Luis Chilavert recordó su etapa con San Lorenzo.

El guardameta paraguayo, José Luis Chilavert es una figura de respeto en San Lorenzo pese a ser vinculado principalmente con Vélez Sarsfield. El arquero guaraní concedió una entrevista en la que hizo un repaso de su etapa con el ‘Ciclón’, entre los años 1985 y 1988. El exjugador se mostró agradecido con la institución de Boedo, que le dio su primera oportunidad internacional tras su salida de Paraguay.

Soy un eterno agradecido a San Lorenzo porque me dio la oportunidad de jugar a la Argentina y también de una transferencia a Europa. Tengo muchos amigos que son hinchas, un enorme cariño por la institución y por sus personas porque respeto mucho los hermosos momentos que viví” fueron las palabras de José Luis Chilavert al ser cuestionado por su vínculo con la entidad azulgrana.

Paso por el club

El guaraní repasó su llegada al club de Boedo. “En el año 85, San Lorenzo iba a buscar al Gato (Roberto) Fernández, de 26 o 27 años, pero el doctor de ese momento recomendó que me lleven porque me había visto en la selección juvenil y decía que tenía un futuro bárbaro. Viajaron directivos a mi casa, a Paraguay. Ni mi papá ni mi mamá querían que venga porque era muy joven (tenía 19), pero cuando me preguntaron si me animaba les dije a qué hora salía el vuelo. Para mí era una oportunidad brillante”.

Dada la complicada situación que vive el fútbol actual, el portero destacó las complicaciones que enfrentaron en su ciclo. “La gente nueva debe saber todo el esfuerzo que hicimos nosotros con San Lorenzo. Hemos estado ocho o nueve meses sin cobrar salarios y amábamos la institución. Por ejemplo, cuando fuimos a jugar con Independiente sin técnico, porque hizo de técnico el Flaco Cousillas, y le ganamos cuando iba puntero con gol de Walter Perazzo. Éramos una familia”.

Salida

A pesar de su salida forzada, este reconoció que el club fue su trampolín para llegar al fútbol europeo. “Me tuve que ir porque el club tenía un montón de embargos y Fernando Miele me dijo que me tenían que transferir para tratar de sanear la economía del club. Si no me equivoco, con mi transferencia al Zaragoza pagaron como más de 100 embargos. Entonces, uno ayudó también. Por eso digo que San Lorenzo me dio dos opciones muy válidas, la de jugar en Argentina y en España. Soy un eterno agradecido”.

Compartir en: