La anécdota de Russo en su primer día en Boca

Fuente: Prensa Boca Juniors.

El entrenador contó una situación que le tocó vivir en su vuelta al Xeneize
<a href="https://elintransigente.com/deportes/boca/2020/01/14/la-anecdota-de-russo-en-su-primer-dia-en-boca/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-01-14T12:54:47-03:00">enero 14, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-01-14T12:54:48-03:00">enero 14, 2020</time></a>

Pasaron doce años desde aquella gran oportunidad en la carrera de Miguel Ángel Russo: le tocó llegar a Boca y ser campeón de la Copa Libertadores pocos meses después. Con un Juan Román Riquelme en un nivel superlativo y varias figuras de renombre como Martín Palermo, Rodrigo Palacio, Hugo Ibarra y Éver Banega, el Xeneize fue el mejor equipo de América.

Precisamente ese título y la gestión de aquel grupo plagado de figuras fueron una gran carta de presentación para que Russo sea elegido nuevamente como entrenador del conjunto azul y oro. Juan Román Riquelme fue a buscarlo y, tras varias negociaciones, se consumó su llegada al equipo para un segundo ciclo al frente del plantel profesional de la institución azul y oro.

Russo habló en una entrevista con “El Show de Boca” (Radio Rivadavia, AM 630) y contó una anécdota de su primer día en el club tras doce años. “Lo dije el primer día: el que me abrió el portón y el que me ayudó a estacionar me dijeron ‘Hay que ganar la Copa’. Es la misma escena del 2007, no es que cambia el concepto en algo”, dijo, dando a entender la importancia que se le da al trofeo.

Para Miguel, no hay diferencias en la exigencia que tuvo en aquella primera etapa (que terminó muy bien) y esta que recién comienza. “Es la misma escena del 2007, no es que cambia el concepto en algo. Boca es así. Pensar que uno viene a un club de estos y la gente no funciona de esa manera es muy difícil. Por eso es Boca”, explicó el técnico.

Con respecto a la última final de Boca, la de la edición 2018 ante River Plate en Madrid, Russo dio su parecer y recordó que estuvo en el Santiago Bernabéu viendo el partido: “Me duele porque me tocó estar en Madrid y vivir la previa y el post. Conozco a Guillermo y a Gustavo. Duele porque uno lo siente. Después discutiremos si está bien o mal que cada uno que pierda se tenga que ir. No es nuevo la necesidad de la gente de que Boca salga campeón”.