Russo

Miguel Ángel Russo y la importancia de los cambios

Miguel Ángel Russo en el banco de Boca.

El entrenador leyó el encuentro rápidamente y sus cambios fueron claves para la goleada ante el Tomba.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/boca/2020/02/24/miguel-angel-russo-y-la-importancia-de-los-cambios/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-02-24T21:44:04-03:00">febrero 24, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-02-24T22:44:01-03:00">febrero 24, 2020</time></a>

Con goles de Carlos Tevez y un doblete de Eduardo Salvio, Boca Juniors superó a Godoy Cruz por 3-0 y se quedó con tres puntos claves en la Bombonera pensando en la lucha por la Superliga Argentina. Si bien River ganó por la noche, ante Estudiantes, el equipo que comanda Miguel Ángel Russo no se baja y mantiene la ilusión de conseguir un nuevo título local.

En la Bombonera, el club de la Ribera debía ganar o ganar. Más allá que sumar de a tres es clave, tenían que meterle algo de presión al conjunto que dirige Marcelo Gallardo. De esta manera, el Xeneize lo obliga a no aflojar si no quiere perder la punta en solitario y depender de sí mismo para campeonar por primera vez en el fútbol argentino.

Si bien el club de la Ribera superaba al “Tomba” a los 20 minutos del primer tiempo, siendo superior en lo futbolístico, las cosas se complicaron en el complemento. Marcio Sciacqua decidió cambiar el esquema y paró a Juan Brunetta a la espalda de Jorman Campuzano. El volante de 22 años se hizo eje y conductor de la visita y complicó, en varias ocasiones, a la defensa que se mostró sólida.

La lectura rápida de Miguel Ángel Russo

Russo actuó rápido y llamó a Nicolás Capaldo, una de las opciones que se encontraba en el banco de suplentes. El juvenil que regresó hace poco del Preolímpico con la Selección Sub 23 que comanda Jorge Batista ingresó por Pol Fernández, de buen partido, para pararse como doble cinco junto al colombiano. ¿La idea principal? Tapar los espacios y no dejar que Brunetta se conecte con el equipo.

El duelo se emparejó y Boca volvió a encontrarse en el campo de juego. Tuvo un par de chances para convertir y todo cambió con la expulsión de Marcelo Herrera tras una fuerte patada contra Carlitos. El DT de Godoy Cruz hizo un cambio defensivo y Miguel metió a Wanchope Ábila y Mauro Zárate. Con dos grandes acciones de Toto Salvio y la gran participación en ataque, se definió rápidamente el 3-0 final para que el pueblo boquense festeje y sueñe con el campeonato.