Salvio

Las cargadas de Riquelme para Salvio

Salvio se perdió una chance increíble.

El máximo ídolo se muestra cerca de los futbolistas. Esto contó Toto.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/boca/2020/03/22/las-cargadas-de-riquelme-para-salvio/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-22T14:29:44-03:00">marzo 22, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-22T14:29:45-03:00">marzo 22, 2020</time></a>

Luego de retirarse como futbolista profesional en 2014, Juan Román Riquelme regresó a Boca Juniors. Ésta vez como máximo ídolo de la institución y vicepresidente segundo tras el triunfo en las elecciones presidenciales del pasado 8 de diciembre. Desde allí todo cambió, tanto en lo futbolístico como en lo institucional.

La presencia de Román en el club de la Ribera es más que especial, tanto para los más grandes como para los más chicos. No es lo mismo entrenar con históricos como Jorge Bermúdez, Raúl Cascini, Marcelo Delgado y hasta Sebastián Battaglia, director técnico de la Reserva, en el predio de Ezeiza. “Román intimida, lo que genera es algo único y cada vez que te habla deja una enseñanza”, había dicho Julio Buffarini.

En la extensa entrevista con Diario Olé, Eduardo Salvio se refirió a Riquelme. En 2013, por medio de las redes sociales, le había deseado un feliz cumpleaños a su “ídolo de toda la vida”. “Hablo con él. Sabe de mi fanatismo, de chico tenía sus camisetas. Siempre fue mi ídolo máximo y él lo sabe ahora. Estoy encantado de tenerlo en el club, de tenerlo cerca, para mí es un privilegio”, expresó seis años después.

Se conoce que el máximo ídolo está muy presente y conversa con los jugadores del plantel. “Toto” no es la excepción y contó divertido: “Me habla bastante. Después de un partido cuando hago las cosas bien, siempre hablamos. También a veces, no sé, por ahí me tira un chiste si no fue tan bien…”. Y agregó entre risas: “En el gol que erré contra Gimnasia me dijo que me había cagado todo, que por qué no le enganché al arquero”.

La jugada fue a los 21 minutos del complemento, con el partido igualado en cero y River siendo campeón de la Superliga Argentina. Tras una gran jugada de Tevez y una pelota fenomenal al área, Salvio terminó errándole al arco en solitario. “Le expliqué cómo quise definir, la idea que tenía y bueno, después se me fue por un costado… Eso sí, al próximo partido pude hacer dos goles y ahí seguramente habrá estado contento otra vez”, cerró.

La jugada: