A 11 años de los 200 goles de Martín Palermo

El "Titán" celebra un nuevo aniversario de su magia goleadora.

Martín Palermo dejó su nombre grabado en la historia de Boca Juniors y también en los corazones de todos los hinchas de la institución. No surgió en las inferiores del club pero rápidamente se ganó el cariño de todos por su increíble capacidad goleadora. Llegó desde Estudiantes de La Plata en 1997 y debutó el 3 de septiembre ante Cruzeiro, en la Bombonera, por la Supercopa de aquel año. Al principio le costó pero cuando se destapó, fue incontrolable.

El “Titán” marcó su primer gol ante Independiente, el 30 de septiembre, casi un mes después de su presentación oficial. Fue por la Fecha 7 del Torneo Apertura, en la victoria del Xeneize por 2-1. Tras un ataque del equipo de Héctor Veira, le quedó un rebote y definió apenas por encima del arquero para abrir el marcador. De allí en más, nunca paró. Fue el goleador del Apertura 1998 con 20 goles en 19 partidos y pasó a romper todos los récords posible.

En total, durante su tiempo en el club de la Ribera, disputó 404 partidos oficiales siendo titular en 384 de ellos. Palermo marcó 236 y ganó 13 títulos escribiendo su nombre en las páginas más doradas. Consiguió seis títulos locales y siete internacionales. Entre los más destacados aparecen dos Copas Libertadores (2000 y 2007), la Intercontinental ante el Real Madrid (2000), las Sudamericanas (2004 y 2005) y las Recopas (2006 y 2008).

A 11 años del gol 200

Más allá de su increíble historia en Boca, repleta de hitos inolvidables, un día como hoy pero en el año 2009, Martín seguía dando pasos agigantados en su tiempo como jugador del club. El equipo no venía bien en el ámbito local donde se encontraba en el puesto 15, con 11 fechas disputadas. Pero en el internacional era líder del Grupo 2 del certamen más importante de América y si triunfaba, sellaba su pase a octavos.

Aquel día, por la Copa Libertadores, marcó un doblete ante Deportivo Táchira y llegó a los 200 goles con la camiseta azul y oro. Era el sexto partido de la primera fase y los dirigidos por Carlos Ischia triunfaron por 3-0 en la Bombonera (el tercero lo convirtió Rodrigo Palacio). El “Titán” abrió el marcador a los 13 minutos de penal y luego marcó un golazo a los 63 del complemento: centro de la “Joya” y una tijera sensacional del “9”. Casi un año después llegaría al 219 y se convertiría en el máximo goleador de Boca en toda la historia.

Compartir en: