Zambrano y los elogios a Paolo Guerrero: "Me hubiese encantado que venga a Boca"

El zaguero halagó a su compañero de Selección.

Carlos Zambrano realizó un vivo junto a Christian Cueva y habló de todo. Tanto de su vida personal en cuarentena, como de su tiempo en Boca y su deseo de regresar a la Selección de Perú. Como un enamorado, halagó al club de la Ribera y remarcó lo distinto que es a otros clubes. “Es otro mundo, otra galaxia se podría decir”, expresó. Y hasta contó una increíble anécdota junto al alemán Lukas Podolski.

El peruano Cueva, hoy en Pachuca, lo escuchaba atentamente. “Me gusta mucho, simpatizo con ellos”, había dicho hace unos días. El club de la Ribera sigue moviendo fronteras y haciendo la diferencia por encima del resto de los equipos de Sudamérica. Paolo Guerrero no fue la excepción y hasta estuvo muy cerca de convertirse en refuerzo del plantel comandado por Miguel Ángel Russo en el último mercado de pases.

Por esa razón, durante la charla, el zaguero peruano recordó la posibilidad y no dudó en llenar de elogios al histórico delantero: “Es tremendo. Para cualquier defensa es… ¡uf!. A mí me encanta, acá me hablan siempre de él y hubo un rumor de que podía venir, me hubiese encantado”. De todas formas, hoy está descartado. Si bien Juan Román Riquelme y compañía intentaron negociar hasta último momento, el valor de su ficha era muy alto. “Creo que ahora va a ser imposible”, sentenció su agente.

El presente de Zambrano y la lesión que dejó atrás

El defensor peruano arribó a la institución de la Ribera a principios de este año, tras varios meses de inactividad en el fútbol ucraniano. Recomendado por Ricardo Gareca, llegó y se entrenó en solitario ya que no pudo realizar la pretemporada a la par. Se puso a punto en lo físico y comenzó a ser una opción para el entrenador. En el momento más difícil, ante la lesión de López y la expulsión de Izquierdoz, sumó minutos y rindió con creces.

Tras dos encuentros oficiales disputados, uno ante Caracas por Copa Libertadores y otro vs. Gimnasia en la última fecha de la Superliga, sumó 132 minutos. Pero aquella noche, la del inolvidable título, Zambrano sufrió una dura fractura de la séptima y octava costilla más neumotórax. Fue intervenido quirúrgicamente y necesitó más de un mes para recuperarse por completo. Si bien el fútbol fue suspendido y no se perdió ningún encuentro, estuvo parado sin entrenarse. La pasada semana fue dado de alta, hizo sus primeros movimientos y estará a la par cuando vuelvan las prácticas.

Compartir en: