La frase de Bianchi al plantel de Boca antes de enfrentar al Real Madrid

Un exjugador del Xeneize contó qué les dijo el Virrey sobre el duelo en Japón.

La Copa Intercontinental 2000 fue el máximo logro de la historia de Boca. En Japón, el Xeneize le ganó al Real Madrid por 2-1 y se consagró campeón del mundo por segunda vez en su historia (en 2003 logró la tercera). Y Carlos Bianchi fue el gran artífice de esa noche mágica. Un exjugador reveló cuál fue la frase del “Virrey” que motivó a todo el plantel antes de salir a la cancha: un vaticinio que se hizo realidad.

(Íker) Casillas, (Fernando) Hierro, (Luis) Figo, jugadores que se les notaba la suficiencia cuando estábamos en el túnel. Nos miraban como si no estuviésemos ahí“, contó Jorge Bermúdez en una charla con Fox Sports. “Ellos nos miraban por arriba de los hombros, ni sabían quiénes éramos. A Palermo sólo lo conocían, los demás éramos jugadores sudamericanos sin experiencia en Europa”, añadió el Patrón recordando el partido.

Bermúdez recordó que una frase del mítico director técnico fue la que los motivó a salir a la cancha en busca de un triunfo. Y estuvo enfocada en la actitud de los futbolistas del Merengue. “Bianchi nos dijo ‘cuando estos chicos los tomen en serio, van a ir perdiendo, y les va a costar volver al partido’. Y tenía razón”, detalló. Todo salió a la perfección: en los primeros minutos, el equipo marcó los dos goles que les dieron el título.

¿Cómo era el vestuario con Riquelme y Palermo?

En un repaso de esa época, el “Patrón” fue consultado por cómo era la convivencia entre Juan Román Riquelme y Martín Palermo. “Lo más inteligente de nosotros fue que las diferencias eran normales, éramos jugadores de una etapa que nos daba la seguridad que lo que hacíamos estaba bien. Una vez que se conforma ese plantel ganador, la obligaciones crecieron para los que éramos líderes”, manifestó el jugador colombiano.

Traverso, Basualdo, Córdoba, mi caso, que teníamos que equilibrar. Nuestra labor fue estar en el medio y que hubiese algo claro, que todo lo que pasaba afuera quedara afuera”, agregó. “En el fútbol las diferencias de afuera van a estar afuera, ahora que esas diferencias no vayan en contra de nuestro trabajo, que dentro de la cancha se haga lo que diga el entrenador, y que yo me mate por mi compañeros y que ese compañero se mate por mí”, cerró.

Compartir en: