"Me hubiese encantado quedarme a vivir en Boca"

Un exjugador del club recordó su paso y también se refirió a la relación que tenía con Bianchi y Riquelme.

No todos los jugadores están hechos para vestir la camiseta de Boca. Pero, sin duda alguna, por carácter y personalidad, Santiago Silva fue uno de los pocos que logró ganarse el cariño de la gente y demostrar que estaba hecho para el club de la Ribera. Debutó en febrero de 2012, ante Zamora, por Copa Libertadores. Disputó 55 encuentros, marcó 19 goles y ganó la Copa Argentina de aquel año.

Si bien su llegada fue con Julio César Falcioni y demostró buenos rendimientos, todo cambió con la llegada de Carlos Bianchi: “No tuve una fea experiencia con él, estuvimos poco tiempo. La realidad es que, por ahí, terminó siendo algo raro. Yo terminé entrenando en la Reserva por no pensar igual que él. Era un tiempo raro en ese Boca, no estaba la mejor armonía”. Y agregó: “Me dijo que no me iba a tener más en cuenta y que me iba a mandar a la Reserva. Por no entrar en polémicas, era un momento difícil donde los resultados no se daban”.

A su vez, el “Tanque” habló de la relación que lo unió con Juan Román Riquelme durante su tiempo en el club: “No me llevé mal, no pensaba igual que él pero nos respetábamos. Teníamos diferentes pensamientos como tengo hoy con algún compañero de Argentinos. Él es el máximo ídolo del club y por ahí si a alguno le tocaba salir, iba a ser yo”. Y agregó: “Había grupos pero cuando entrábamos a la cancha, más allá de los pensamientos distintos, tirábamos todos para el mismo lado”.

La final ante Corinthians y su agradecimiento a Boca

En diálogo con Federico Bulos, por su canal de Youtube, Silva recordó el último partido por la Copa Libertadores de aquel momento: “Para Boca, que es un club gigante, haber perdido esa final fue un fracaso. La realidad es que fuimos de la mejor manera, podríamos haber hecho un poco más en el partido de local pero o tuvimos la fortuna. Allá perdimos no jugando bien”. Y cerró: “Antes del partido se armó un ambiente medio feo, se sabía que Román iba a dar una noticia después. No tanto adentro, sino afuera. Perdimos, estábamos con mucha bronca y nos llamó para decirnos que se iba a retirar”.

También se refirió a quienes dicen que era un jugador para vestir la azul y oro: “Soy autocrítico y autoexigente. Por mis formas, características y actitud, Boca queda encuadrado. Me encantó, lo disfruté, lo padecí. La gente me demuestra cariño constantemente, me tocó hacer goles importantes. Me hubiese encantado quedarme a vivir y soy un agradecido a Boca”. Sobre el final, se refirió a la posibilidad de jugar en River tras terminar su contrato en el Xeneize: “No estuve cerca, cuando llamaron dije que no porque me sentía identificado con el club y no me arrepiento”.

La entrevista completa:

Compartir en: