Duro palo para Ariel Holan en Independiente

Héctor Maldonado, dirigente de peso en el Rojo, dio los motivos por lo que el ciclo del entrenador terminó mal.

Cuando Ariel Holan llegó a ser el técnico de Independiente, nadie le tenía mucha confianza. Pese a haber hecho un gran papel en Defensa y Justicia, era mirado de reojo por venir del palo del hockey y no ser del riñón del club. Pese a la opinión de muchos, se ganó el afecto de los hinchas por el estilo de juego que empezó a plasmar, y todo fue coronado con la obtención de la Copa Sudamericana 2017 en el Maracaná ante Flamengo.

Sin embargo, luego de la consagración en Brasil, el nivel del equipo empezó a decaer, y el entrenador empezó a ser mirado de reojo. Todo esto culminó con una ruptura con los jugadores y también con parte de la dirigencia del club. Entredichos con colaboradores y partidas de jugadores que eran referentes, como Emanuel Gigliotti, terminó por decretar su salida del cargo a mediados del 2019. Hoy en día se encuentra en la Universidad Católica de Chile.

Palos para Holan

Ya pasó el tiempo, y la situación de Independiente empeoró mucho más. Héctor Maldonado, dirigente de peso en el Rojo, le atribuye parte de esta situación los jugadores que empezó a solicitar Holan a principios del 2018. “Fueron dos etapas diferentes. Teníamos un equipo que habíamos ido armando a través de los años de gestión con jugadores que pudimos ir trayendo de acuerdo a nuestro presupuesto. Después de haber salido campeón empezó una etapa donde (Holan) empezó a exigir jugadores de una característica y realmente no nos fue bien“, comentó.

Uno de los que llegó en esta segunda etapa fue Fernando Gaibor, quien se convirtió en su momento en la compra más cara de la historia del club. Holan apostó mucho por él y hasta le entregó la camiseta número diez. Nunca llegó a rendir y comenzó a ser hostigado por la gente. Este fue el reflejo claro de otros pedidos del entrenador que no rindieron en consecuencia de la inversión realizada en su momento.

Varios de estos futbolistas no tienen poder de reventa, por lo que los dirigentes no pudieron ubicarlos en otros sitios por buen dinero. Hoy en día el primer equipo, bajo el mando de Lucas Pusineri, cuenta con muchos juveniles, ya que varios profesionales fueron vendidos para saldar deudas. Para colmo hay serias deudas contractuales con el plantel, lo que inició una disputa legal entre los jugadores y la comisión directiva.

Compartir en: