El golazo histórico que recordó Racing en cuarentena

En medio de la cuarentena y el parate del fútbol por coronavirus, Racing recordó uno de los goles más importantes de su historia. ¡Revivilo!
<a href="https://elintransigente.com/deportes/racing/2020/03/22/el-golazo-historico-que-recordo-racing-en-cuarentena/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-22T11:57:13-03:00">marzo 22, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-22T11:57:14-03:00">marzo 22, 2020</time></a>

A falta fútbol y la pelota que rueda, los nostálgicos hinchas de distintos clubes comenzaron a revivir algunos de los goles más importantes de la historia. Racing no se quedó atrás y viralizó uno de las anotaciones que marcan un antes y un después, de esas que quedan en la memoria para siempre.

No es el del Chango Cárdenas al Celtic. El golazo que rememoró el club de Avellaneda fue el de Lisandro López de chilena a Independiente. Aquel día en el que Licha empató el partido en una de las últimas jugadas del partido, dejando parado sin reacción al arquero del Rojo de ese entonces, Diego Ruso Rodríguez.

21 de febrero de 2016, cuarta fecha del torneo de Primera División. 44 minutos y 30 segundos del complemento marcaba el reloj en el estadio Libertadores de América. El local se relamía y se preparaba para festejar un triunfo en el clásico pero jamás pensó que el capitán de la Academia les arruinaría la fiesta. La jugada comenzó por el sector derecho, casi en el córner. Rodrigo De Paul la aguantó ante la marca de dos rivales y el esférico quedó en los pies mágicos del paraguayo Óscar Romero.

Todo comenzó con la magia de Romero en Racing

Al volante guaraní le bastó un segundo nada más para mandar un centro al área de Independiente. Lisandro López vio que no llegaba a ejecutarla con su cabeza y entonces no lo dudó ni un segundo. Se lanzó para atrás con una chilena espectacular y la colocó contra el palo izquierdo del Ruso Rodríguez, que todavía nadie sabe a ciencia cierta lo que reclamaba.

Golazo impresionante de Racing, locura desatada y silencio en toda la cancha. Con un dedo maltrecho, Licha se llevó el dedo anular a la sien dándole lugar a su clásico festejo de gol y al empate final en uno. Sí, justo en un clásico contra el rival de toda la vida, hecho que lo transformaría en verdugo de Independiente para la eternidad.

El golazo de chilena de Lisandro a Independiente.