La impactante racha de Racing en Copa Libertadores

Racing pasa desde hace años por un gran momento deportivo y sus números impresionantes en el máximo torneo continental lo demuestran.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/racing/2020/03/26/la-impactante-racha-de-racing-en-copa-libertadores/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2020-03-26T08:34:05-03:00">marzo 26, 2020</time><time class="updated" datetime="2020-03-26T08:34:07-03:00">marzo 26, 2020</time></a>

En una mitad de Avellaneda, los últimos años vienen siendo más que auspiciosos en cuanto a momentos deportivos  y a nivel institución. A Racing las cosas le vienen saliendo de maravillas y a eso no sólo lo reflejan los títulos: también los números impresionantes del ahora conjunto comandado por Sebastián Beccacece.

Una de las rachas más llamativas no tiene que ver con su rendimiento en Superliga o copas nacionales. Los números espectaculares pertenecen a sus últimas participaciones en Copa Libertadores. ¿Por qué? La fuerza en su casa ha sido una de las armas más poderosas de la Academia. Racing no pierde en condición de local desde el 13 de abril de 2016. En aquel entonces, los dirigidos Facundo Sava caían por la mínima frente a Boca, en el Cilindro. Sí, casi cuatro años.

Desde allí, disputó seis compromisos más en Avellaneda: Atlético Mineiro en esa edición (empate sin goles); Cruzeiro (cuatro a dos), Vasco Da Gama (cuatro a cero), Universidad de Chile (uno a cero) y River (otra parda sin anotaciones); y Alianza Lima de Perú, en la actual competencia continental (uno a cero). En total, cuatro triunfos y dos igualdades. Abrumador.

Racing, casi invencible en el Cilindro

Lo que aún impacta más en cuanto a los números de la Academia, es que aquella pálida ante el Xeneize fue una derrota aislada entre una seguidilla más que positiva. Antes de caer ante el conjunto orientado tácticamente en ese momento por Guillermo Barros Schelotto, Racing ya le había ganado a Puebla, Deportivo Cali y Bolívar por uno a cero, cuatro a dos y cuatro a uno, respectivamente.

Pero aún queda más. En la edición 2015 había vencido tres a uno a Deportivo Táchira, dos a uno a Wanderers y había igualado sin goles ante Guaraní en los cuartos de final, aunque por ese empate quedó eliminado ante la escuadra paraguaya. ¿Esto qué quiere decir? Que en 13 encuentros jugados de local, sólo perdió una vez. Números que asustan e invitan a creer en que la racha de este Racing siga aumentando.