"Cuando Maradona dirigía a Racing nos bajó del micro y nos hizo cantar en el medio de la ruta"

Un exfutbolista de Racing al que Maradona dirigió en su paso por la Academia, contó una desopilante anécdota vivida con el Diez.

Auténtico. Nadie podrá negar el tipo de personaje que representó y aún continúa haciéndolo en el fútbol argentino. Todos los futbolistas que pasaron por Racing tienen su cuota de locura. Pero no un estado psiquiátrico, sino una figura de loco lindo. Claro, el último en pasar por el club sin dudas que ha sido Eduardo Coudet. Pero la historia de la Academia ha albergado a muchos de ellos.

Diego Armando Maradona. Sus 12 partidos al frente de la dirección técnica de la Academia en 1995 dejaron más anécdotas que buenos resultados. Y uno de los encargados de rememorarlas fue Carlos Galván, exdefensor de Racing y al que Diego dirigió en su paso por Avellaneda. Una locura atrás de otra y en boca de uno de los futbolistas más queridos en la década del 90. Todas vividas con el Diez.

Esa pretemporada en Santa Teresita con Diego fue inolvidable. En un rato de esparcimiento que tuvimos fuimos a comer un asado a un campo cerca, todo el plantel en el micro y Diego en una camioneta”, contó el Negro Galván en diálogo con el Show de Racing. Y continúa: “Al volver del asado, Maradona empezó a arengar y cantar el tema La Gota Fría, de Carlos Vives. Nos hizo bajar a todos del micro y ponernos a cantar desaforados en el medio de la ruta, je”.

Además, el exdefensor de Racing explicó lo importante que fue Maradona en su corto ciclo como DT de la Academia. “Si bien jugué algunos partidos con (Carlos) Babington, (Eduardo) Solari o (Luis) Cubilla, con quien terminé afianzándome es con Diego en el banco. El me brindó mucha confianza y se la jugó por mí, cuando yo sólo tenía 22 años. Era un motivador nato en cada entrenamiento”, explicó Galván.

Por su parte, el exzaguero de Racing recordó su memorable estreno con la camiseta de la Academia, cuando Julio Grondona hijo era el entrenador del equipo de Avellaneda. “El momento del debut me agarró haciendo la colimba. Me convocó Humbertito Grondona para un partido contra Talleres en Córdoba y tuve que pedir un permiso especial para poder salir del cuartel. Una locura”, confesó.

Compartir en: