El DT que antes de llegar a Independiente, confesó que era hincha de Racing

La historia del entrenador que coqueteó con Racing, se confesó hincha del club y terminó dirigiendo a su clásico rival Independiente.

La historia produce giros inesperados. Sobre todo el fútbol, ese deporte que por momentos reza la lógica del buen juego y la mecánica meritocrática, donde el fin no justifica los medios. Pero que en otros, roza la legendaria filosofía de Dante Panzeri, de la dinámica de lo impensado. Y eso ha ocurrido a lo largo de los últimos 30 años del fútbol argentino. Sino, pregúntenle a Independiente cuán impensado fue traer en un momento crítico a un entrenador que recién se había confesado hincha de Racing.

Claro, con el diario del lunes es mucho más sencillo alegar que un DT que había admitido días atrás su amor por la Academia, pudiera agarrar un fierro caliente como el del Rojo. Es irracional y absurdo que una persona ligada al mundo del fútbol y exitosa como Claudio Borghi no pudiera afrontar el desafío de dirigir a Independiente por ese motivo. Claro, tras los resultados adversos, no hubo simpatizante del Rojo que no haya creído que su debacle estaba relacionada al haber contratado a un hincha de Racing.

Lo curioso fue cómo se desenvolvieron las acciones. Y cómo los hechos se fueron sucediendo. Corría el final del Clausura 2008 y ya se hablaba de la posibilidad del Bichi de dirigir al cuadro colorado de Avellaneda. Cuando aún su arribo a Independiente no estaba confirmado, Borghi lanzó su profunda revelación: “Soy hincha de Racing”. Claro, la intención era congraciarse con la Academia, quien también estaba interesado en el DT.

Su no a Racing, el sí a Independiente

Admirador de un estilo elegante y vinculado al buen fútbol, el Bichi Borghi, quien venía de dirigir a Colo Colo, rechazó la propuesta de su amado Racing. Según él, las urgencias de puntos y las presiones que el crítico momento de la Academia le demandaría, no iba a permitir que su equipo desarrollara el juego que pretendía. Como tampoco había tiempo, en Avellaneda hicieron borrón y cuenta nueva y contrataron a Juan Manuel Llop.

Borghi terminó asumiendo como entrenador de Independiente, cuando días atrás había coqueteado con su Racing querido. Las miradas de reojo fulminaron su presentación y lo acercaron más al fin de su ciclo cuando este recién había comenzado. El Bichi condujo al Rojo durante 17 partidos: ganó y perdió cuatro partidos, mientras que empató en nueve oportunidades. Un ciclo que terminó con su salida a los tumbos y por la puerta de atrás.

Compartir en: