La recordada patada criminal de Gallardo a una figura de Racing que hizo estallar las redes

El recuerdo de una de las patadas más descalificadoras del fútbol argentino, por parte del actual DT de River a una figura de Racing.

Aquella noche las ilusiones en Avellaneda permanecían intactas. Todo parecía indicar que Racing le daría pelea a aquel River poderoso que dirigía Ramón Díaz. Los ojos estaban puestos en ese equipo comandado tácticamente por Alfio Basile y en la posibilidad de que la Academia pudiera desbancar a quien defendía el título en la Copa Libertadores 1997. Un año antes, el Millonario había sido campeón y las ganas de destronarlo eran más que suficientes.

El partido de ida en el Cilindro fue inolvidable. Una noche de lujo y a puro gol, donde lo que menos faltó fue adrenalina y emoción. El encuentro terminó igualado en tres. Seis goles y un partidazo que invitaba a confiar en un desquite apasionante. Y así fue. Pero la velada en el Monumental no estuvo marcada por el resultado épico, ni tampoco será recordada por los hinchas de la Academia por aquella histórica eliminación al Millonario.

A ese partido de vuelta del 7 de mayo de 1997, por los octavos de final del máximo torneo continental, lo envolvió un manto de polémica y agresión. Ni siquiera el gol tempranero de Esteban Bichi Fuertes alcanzó a animar a un Racing que iba por todo. Seis minutos pasaron solamente para que Enzo Francéscoli empardara. Pero fue media hora más tarde cuando llegó el momento más impactante de la noche. Una muestra de agresividad furibunda por parte de uno de los personajes más importantes de la historia de River: Marcelo Gallardo.

Racing

Corrían 38 minutos de la primera etapa y el resultado era muy favorable para los dirigidos por Ramón Díaz. Pese a ello, Racing estaba a sólo un gol de llevar la discusión a los penales. Carlos Mac Allister quizás recibió una pequeña muestra de lo que mejor sabía propinar en cancha: las patadas. Al colorado siempre se lo reconoció por el juego brusco y las duras entradas y quizás aquella noche, Gallardo vengó el ego de muchos.

En una disputa a media altura por el balón, tanto el defensor de la Academia como el actual entrenador de River fueron por ella. Pero Gallardo elevó su pierna derecha como una patada de karate y le colocó a Mac Allister un planchazo brutal que ni el mismísimo futbolista de Racing se hubiese animado a dar. Javier Castrilli le mostró la roja directa y a las duchas. Es cierto que al equipo de Núñez se le hizo cuesta arriba tras la expulsión al Muñeco y hasta lo perdió en los penales. Una ausencia clave en aquella velada copera.

Compartir en: