"Cábalas por todos lados": la imperdible anécdota de un histórico de Racing con el Coco Basile

Un exjugador de Racing reveló una increíble anécdota que vivió con Alfio Basile cuando el Coco era entrenador de la Academia.

Aquella llegada de Alfio Basile a Racing en 1985, a mitad de torneo, fue fundamental para que la Academia lograra despegar y luego consiguiera el tan ansiado retorno a Primera. El intento trunco e injusto que había tenido lugar en 1984 demolió los ánimos de un equipo que sólo el Coco podía levantar. Y así fue. El entrenador se ganó a un plantel entero y consiguió lo que todos tanto anhelaban: el regreso a la máxima categoría del fútbol argentino.

Uno de los héroes de aquella épica vuelta fue Néstor Sicher. En la final de vuelta por el ascenso ante Atlanta convirtió uno de los goles más importantes de la historia de Racing. Si bien luego el Bohemio igualó el encuentro, ese tanto que marcó el exlateral izquierdo le significó a la Academia el reencuentro con la Primera División. Y justamente fue el exdefensor quien relató cómo fueron los días previos a ese partido determinante. Y además, cómo Basile los contagió de confianza para afrontar esa situación.

“Si bien nosotros teníamos grandes jugadores y un plantel amplio, la llegada del Coco fue clave para ordenarnos, motivarnos y entender que no se nos podía escapar el objetivo. Él nos daba indicaciones para que la defensa y el mediocampo sean combativos. Y para que los tres grandes delanteros que teníamos como (Norberto) Ortega Sánchez ,Walter Fernández y (Severiano) Pavón definieran los partidos”, recordó Sicher en el Show de Racing.

En el mismo sentido, el histórico exfutbolista de la Academia reveló algunas costumbres de Basile como DT de aquel grupo que logró el ascenso. “El Coco tenía cábalas por todos lados. Pero antes de eso nos daba las indicaciones necesarias para que el equipo jugara y ganara como él quería. Fue fundamental los 40 días que concentramos en Ezeiza para jugar el octogonal”, aseguró el exlateral zurdo.

Por su parte, Sicher reconoció que la presencia de Basile como conductor de aquel grupo fue fundamental para absorber la presión que había en Racing por la vuelta a la máxima categoría. “Se notaba la desesperación en los hinchas para ascender y el club no estaba tan ordenado dirigencialmente. Pero nosotros asumimos el compromiso cuando arrancamos el año y más allá de todo lo que vivimos en el medio, lo pudimos conseguir”, concluyó.

Compartir en: