“La felicidad no me entra en el cuerpo por llegar a otra final y sacar de nuevo a Boca”, confesó Gallardo

El Muñeco no pudo ocultar sus sentimientos tras alcanzar la tercera final de la Libertadores como DT de River.
<a href="https://elintransigente.com/deportes/river/2019/10/23/la-felicidad-no-me-entra-en-el-cuerpo-por-llegar-a-otra-final-y-sacar-de-nuevo-a-boca-confeso-gallardo/" rel="bookmark"><time class="entry-date published" datetime="2019-10-23T01:40:19-03:00">octubre 23, 2019</time><time class="updated" datetime="2019-10-23T01:50:45-03:00">octubre 23, 2019</time></a>

Marcelo Gallardo exhibió su perfil menos conocido en la conferencia de prensa, luego de alcanzar su tercera final de la Copa Libertadores con River Plate (la séptima en la historia del club). En ese sentido, fue muy sincero y confesó que lo embargaba “una felicidad que no le entraba en el cuerpo, por haber llegado a otra final de Libertadores y sacar de nuevo a Boca“.

“Si me pongo a analizar el partido debo decir que hubo muchos cortes, muchas faltas, muchas pelotas adentro del área, pero tengo una felicidad enorme y por eso me cuesta ahora revisar el juego. Por los jugadores y los hinchas tengo esa felicidad que no me entra en el cuerpo de volver a dejar afuera a Boca y jugar una nueva final”, remarcó el Muñeco.

Asimismo, el DT intentó analizar: “Este River tiene un poco de todo. Es que reconocemos jugar en condiciones adversas como anoche, cuando no podíamos desarrollar nuestro fútbol y supimos sufrir, algo que hay que saber para llegar a una final de Libertadores. Pero la recompensa es haber jugado un gran partido en el Monumental y después Boca tiene un fuerte poderío aéreo y eso te complica, pero hay que sacarse el sombrero con este equipo que tiene hambre para seguir buscando otra final, que es algo que emociona, y ahora buscaremos un nuevo título“.

“No soy de mirar con precisión las estadísticas, pero cuando uno pueda alejarse un poco y tomar conciencia de lo relevante de este ciclo, seguramente le daré el valor que se merece, algo que el día a día muchas veces no permite. Me saco el sombrero con este grupo de jugadores, porque por ahí no tomamos en cuenta la relevancia de llegar a otra final nuevamente y volver a dejar a Boca afuera”, reiteró Gallardo.

“La despedida que nos dio el hincha de River cuando salimos para el Monumental fue increíble. Y que anoche no haya pasado nada que lamentar después de la final del año pasado, debería ser algo natural y por eso bienvenido que ello haya ocurrido. Estos partidos de 180 minutos se juegan con inteligencia y el nuestro de ida fue muy bueno, porque en el Monumental hicimos la diferencia con el 2 a 0. Y en esta revancha lo que debíamos hacer era ponernos el overol si hacía falta y los jugadores ejecutaron el partido como había que hacerlo, más allá de que a veces nos metieran en nuestra área con foules, foules, foules y foules”, concluyó el entrenador, con sus sentimientos a flor de piel.